domingo, 20 de noviembre de 2016

-DESCANSANDO TAMBIÉN SE HACE CAMINO-

14 de Noviembre. La luna llena, plena, se asoma por la única mirilla que encuentra entre la densa cortina de nubes.  Me detengo en medio de la calle, entre las luces comerciales, los peatones, los automóviles que visten y dan movimiento a la ciudad. Me fascina pensar que se trata de la misma luna que contemplaba varios meses atrás, en las noches del viaje. Noches cálidas algunas, frías otras, noches de fiesta o de solitaria compañía, noches cargadas de ruidos nocturnos, de sueños interruptus, lecturas intempestivas,... 88 noches y sus depuestos días, y ella, la luna, oculta o vestida, fiel compañera y amiga.
Hoy vuelvo a encontrarme con a ella y no puedo evitar abrazarla.

Han pasado ya casi cuatro meses desde que regresé de Ankara, pero mi viaje continúa. Ahora es momento de tomar aire, dar descanso a mis castigadas nalgas, de ultimar los preparativos de la segunda etapa. El 31 de Marzo volaré hasta el aeropuerto de Esenboga (Ankara), donde terminé mi primera etapa, y desde ahí mismo retomaré mi viaje a Nepal. Me esperan Turquía, Irán, Turkmensitan, Uzbekistán, Kirguistán, China, Tibet, Nepal, el mar Caspio y el mar Negro, la Cordillera Tamir, los  desiertos del karakum y del Taklamakan, los Himalaya, el monzón, Gorkha,...

Esta primera etapa ha dejado huella. Fueron muchos días con el mismo gallumbo. Eso no es fácil de olvidar. La vuelta a casa no fue fácil tampoco. Me ha tomado bastante tiempo aclimatarme al sedentarismo y a dormir sobre seguro. Era Agosto, estaba inmejorablemente rodeado de familia y amigos, tenía playa, monte, sol... Y aún así, algo me faltaba. Tardé 3 meses en llegar pedaleando de Santurtzi a Ankara y un sólo día en regresar. Fue la primera vez que un viaje en avión me defraudaba por completo. Emocionalmente me llevó casi un mes aterrizar. Pero el tiempo todo lo dulcifica. Te otorga la distancia precisa para entender que cualquier hecho pasado es lo que fue. Pasado. Una ilusión al que es imposible volver pero del que se pueden sacar muchas conclusiones y aprendizajes. Con esta premisa intento preparar la segunda parte del viaje.

Mientras tanto disfruto nuevamente de mi vida aquí en Santurtzi. La familia, los/as amigos/as, el  rojo otoño y el azul mar, Baobat, mi querida Larussa hacen que me sienta una persona viva, afortunada, plena. Disfruto del día a día y sigo preparando el viaje. Busco mapas, rutas, información valiosa de Asia Central, mejoro los componentes de mi compañera Polaris, estoy en contacto con Ongs que trabajan en Nepal, miro material que necesito para la segunda etapa, entreno,... De esta forma me siento aún de viaje, descansando mientras hago camino.
Y hablando de caminos, hace unas semanas recibí la visita de Jose Mari, cicloviajero recorriendo la ruta Canarias-Nepal y con el que he compartido anécdotas, trucos e ilusiones. Buen camino Jose!!!! Gora Baifo World!




Algunos avances  relacionados con el proyecto

- Debido a que el Banco Mundial participará en las labores de reconstrucción de la escuela Balkalyan lower secundary school, la Asociación Balabalika junto al proyecto "Una pizarra para Gorkha", hemos decidido ampliar nuestra ayuda a varias escuelas más de la zona (Chumling y Bihi) que no reciben ningún tipo de ayuda y que se encuentran en una situación de extrema necesidad. Para ello hemos decidido colaborar con la Asociación de apoyo al pueblo nepalí SAMSARA NEPAL (www.samsaranepal.org), fundada en Galdakao y que a través de EAR CARE NEPAL lleva adelante diferentes proyectos de reconstrucción, capacitación y creación de empleo digno en el país.





- Esta semana me he reunido con los responsables y alumnos/as de los proyectos solidarios de la escuela San José de Calasanz que siguen apoyando el proyecto de "Una pizarra para Gorkha" con la difusión y organización de diferentes eventos previos al comienzo de la segunda etapa.

- El día 18 de Noviembre participaré en la presentación del proyecto "Por un mundo lleno de juegos" de la Ikastola Alkartu de Barakaldo. Gracias a este proyecto anual y su preciado apoyo podremos sumar más recursos a estas escuelas nepalís.

¿Quieres colaborar con el proyecto?

Pues ayúdanos a difundirlo, habla de nosotros a tus amigos/as, familia, compañeros/as de trabajo, de alpinismo, ajedrez, tirolina, macramé... y forma parte del pelotón hacia Nepal.
¿A qué estás esperando?

NAMASTE

3 comentarios:

  1. Me encanta tu proyecto. El mundo tendria que estar repleto de gente como tu. Enhorabuena. Seguire tus pasos...

    ResponderEliminar
  2. Mmmm Hola??? Saliste el 31 y no tenemos crónica??? Te has dejado los bolis????

    ResponderEliminar