domingo, 20 de noviembre de 2016

DIARIO DE VIAJE (SANTURTZI - ANKARA)

Después de muchos meses de preparativos y de dos últimas semanas a plena contrarreloj, al fin me encuentro camino a mi primer destino, Ankara.

Las horas previas al inicio del viaje estuvieron cargadas de emoción, nervios y más de un contratiempo. La noche anterior me di cuenta que los focos de Polaris, alimentados con el dinamo de la rueda delantera, no funcionaban. Gracias a amigos de la cuadrilla (Edgar, Patri, Juankar,…) dimos con la solución y finalmente lo dejamos todo maqueado. Esa noche me acuesto a la 3 de la mañana, agotado, y sudo solo con pensar que en unas horas comienzo el viaje.


24/04/2016 Día 1º (Santurtzi – Eibar)

El día 24 despierto tranquilo, confiado.Todo va a ir bien, me repito una y otra vez y la expresión de mi ama me lo confirma. Termino de preparar las alforjas, quedo con Rafa y Begoña de Balabalika que han venido desde Madrid a compartir el inicio del viaje y junto a Edgar vamos a recoger a Polaris que espera ansiosa en el txoko. Lo preparamos todo y aparecen Txabu y kuko, amigos que no se quieren perder ni un segundo de este día. Nos vamos todos para el puerto, donde está convocada la gente para el evento que hemos organizado. Cuando llegamos ya hay bastante gente esperando. Dejo la bici y comienzan las fotos, las poses, y ahora sí, los nervios. El grupo Euskaldun dun abren el evento con su percusión, le siguen las bailarinas de bollywood, una presentación del proyecto, las canciones de Binod y Tulsi… Terminan cantanto el txoria txori de Mikel Laboa y creo que no hay un tema más adecuado para dar comienzo al viaje. Matxalen toca el cuerno y salimos juntos en pelotón. Los primeros kilómetros son indescriptibles. Voy acompañado de familia y muchos de mis mejores amigos y no soy realmente consciente de que ya ha comenzado todo.

La primera etapa desde Santurtzi  a Eibar se me hace durilla pero callo como el zorro viejo que estoy hecho. Los demás van a mi ritmo y tal vez bostezen cuando no les veo… Según pasan los kilómetros algunos se van despidiendo y finalmente, de los más de 20 que hemos comenzado en Santurtzi, llegamos a Eibar un pelotoncillo de 6 hombretones de pelo en pecho y calvas prominentes. Es lo que hay. Estamos en el Norte, pardiez!! En Eibar nos recibe la comunidad Nepalí con una calurosa bienvenida y un té que con su aroma peculiar me hace volar a Nepal. Esa noche disfruto de la hospitalidad y compañía de Binod, Maia, su hijo Babou y su amigo Lekh. Charlamos sobre Nepal, la situación actual del país y algunas características culturales que con el paso de los años, van cambiando La cena es impresionante y la ducha caliente, la gota que colma el vaso. Caigo en la cama como un niño chico. Eso sí, durante la noche los gemelos hacen amago de subirse una y otra vez. 














25/04/2016 Dia 2º (Eibar –Donosti)


Desayuno con la familia nepalí y quedo a las 11 con mi amigo Zabala, que viene desde Durango a buscarme. Comenzamos poco a poco hasta Deba, donde desayunamos nuevamente. Que la bici abre el apetito y no estoy para perder muchos kilos (Ayer me pesé y estoy en 71 kilos exactos. Ya veré con los que vuelvo). De ahí subimos el alto de Itziar y pasamos por Getaria, Zarautz, Orio hasta llegar a donostia. Zabala me da consejos muy valiosos, y estoy seguro que me servirán para evitar más de un susto. Ha sido un día más duro que el anterior pero yo lo he pasado mejor. No he sufrido mucho y la compañía ha sido inmejorable. Tomando un zurito junto a la playa y al Kursal y nos despedimos con cierta morriña.
Esta noche la paso junto a Karmele, David y tod@s los miembros de Loyolaetxea. Vuelta a lo mismo: recibimiento de lujo, cena de categoría, charleta gustosa. Qué más puedo pedir para mis dos primeros días? Me ofrecen ir a tomar algo pero estoy derrengado. Me meto en la cama y caigo en 3,2,1…





26/04/2016 Día 3 (Donosti – Hondarribia)

Despierto a gusto, descansado. Hoy ya comienzo el viaje en mi única compañía y aunque era algo que deseaba experimentar, no puedo evitar echar de menos la compañía que he tenido estos días. Salgo de Loyolaetxea y pronto recibo llamadas y mensajes de Karmele. Me he dejado la cartera en la casa y están viniendo en coche a traermela. La verdad es que no tenía gran cosa… La documentación, todo el dinero, las tarjetas,… Pues eso, me han salvado el culo. Y lo sabes!! En el momento en que me lo devuelven, decido hacer lo que debería haber hecho el primer día y lo distribuyo todo por las alforjas, cuidadosamente. O más o menos…
Sigo mi camino. El plan de hoy es llegar hasta el camping de Oiartzun,a  7 kilometros de Donosti y tomarme el día para desconectar, descansar y organizar los días que se avecinan. Una vez en Renteria me veo con ganas de seguir y me dirijo al camping de Hondarribia, un sitio inigualable donde hace años estuve con varios amigos.

Después de la ducha preparo la tienda de campaña y me pongo a cuidar a Polaris. Arreglo el foco trasero que no me iba, el transformador de energía de la dinamo y le hago una revisión general. Me peleo con el Gps un rato (esta mañana me ha metido en un par de líos) y creo hallar la solución. Como y doy un paseo por la costa. Al fin saco un ratillo para ponerme y escribir estas líneas. Veo que no será fácil sacar mucho tiempo durante el viaje para escribir. Hoy porque me he tomado el día tranquilo, pero me parece que la tónica general será pedalear, llegar cansado a los sitios, poner la tienda, preparar la comida, arreglar problemillas varios que surjan y dormir. Pero ya veremos! No adelantemos acontecimientos.
Si os susbcribís al newsletter u os hacéis amig@s en el perfil del facebook de unapizarraparagorkha podréis recibir el aviso cuando publique algo nuevo en este blog. Gracias a Pedro Casas que me ha ayudado con estos asuntos, que si no, me veo escribiéndoos una postal a cada un@...


Y ahora pillo la bici y pongo rumbo a Baiona. Toca cambiar de país, mon amour!!

27/04/2016 Día 4 (Hondarribi - Labenne Ocean)

Un día especial por lo que supone cruzar en bici estos lugares que siempre había oído y nunca degustado. Así que después de desayunar en Hondarribia, hago el hamaiketako en Biarritz, como en Baiona y ceno en Labenne. Cualquiera diría que no hago más que comer...
Es mi primer día de solanas y se echa en falta la conversación de los acompañantes, así que bueno, me pongo ha hablarle al Gps, con el que no hemos empezado con muy buen pie. Comienzo hablándole con respeto, faltaría más, pero poco a poco me saca de quicio y termino cambiando de companías y empatizando con mis queridos mapas.  Sé que no es culpa tuya Gps, sé que no te hice mucho caso antes de emprender el viaje y todo lleva su tiempo, pero aclárate. ¿¿¿Por dónde quieres que vaya??? En fin, mañana lo intentamos con la fresca.
Ha resultado, como suponía, un día durito, con un par de puertos antes de San Juan de Luz y de Baiona. Después coser y cantar. Llego a un camping medio asolado y ahí me establezco. Ducha y cenita rica. Menuda pasta que me he preparado. Ríete tú Argiñano, que ayer pasamos por la puerta de tu restaurant y te copié la receta de la carta, mejorándola eso sí, con un toque de tomillo que pillé con el camimo. Apunta!! Al saco a la 9 y a las 10 dormido perdido. Como hace 30 años...








28/04/2016 Día 5 ( Labenne Ocean - Sabres)

El día comienza como los anteriores. Despertar, recoger, hacer las alforjas, picotear algo y pista. Me cuesta bastante salir de Labenne, un laberinto de callejuelas preciosas. Finalmente tomo el camino idóneo que me llevará a lo largo del día hasta mi próximo destino. Que por cierto, no tengo claro cuál va a ser. He decidido que en vez de ir por Dax voy a ir más al Norte, a conocer un poco más las Landas y  a evitar puertos que me revienten. Pronto me doy cuenta que estos caminos son diferentes a los rodados anteriormente. Kilometros y kilometros de carreteras sin fin, sin nadie a tu vera, sin coches que vigilar, sin nada más que yo y Polaris. Al comienzo extraña bastante pero después de un par de horas ya estoy hecho a la soledad. A excepcion de un par de sustos que tengo al ser sorprendido por un par de ciervos cruzando la carretera. Ay de mí si calculan mal y me llegan a dar. Menuda galleta. Me asusto bastante la primera vez, y es que la potencia que alcanzan con sus saltos es para tener en cuenta. Veo algún zorro al que saludo tranquilamente y algún ave rara que no sé lo que es. Por lo demás, bosques y má bosques de pinos, robles, abedules... El paradise del parque natural de las landas de Gascoigne (o así creo que se llama esta zona).Como en León y me dirijo para Labrix, pero ohh qué casualidad, en algún lugar de las Landas, me pierdo. Me meto por un camino por el que Polaris, con sus cubiertas rodadoras y su sobrepeso no puede transitar. Me toca bajar y tirar de ella. Lo que haga falta po ti, cari ;-) Ya es tarde y estoy cansado. Además solo me queda medio litro de agua, lo justo para hacer la pasta, así que voilá, elijo un sitio y hago mi primera acampada libre del viaje. Sería demasiado estar todo el día sin ver a nadie por los caminos y ahora encontarme a alguien que me diga algo!!
Aprendizaje del día. Lo que puedas hacer ahora, no lo dejes para luego.Que cruzas un pueblo y puedes coger agua, hazlo. Que te dan ganas de ir al baño (o arbusto) hazlo! Si no a la larga acabas siendo un bollicao infesto y sin agua.
Ceno, obviamente no me ducho y me meto a la tienda a leer el Medico, libro que me está encantando. Hay una frase que dice Barber que me hace sentirme diez.
" Levantarse a las seis, desayunar a las diez,
cenar a las cinco, acostarse a las diez,
hacen que una persona viva diez veces diez"
Pues eso, hasta mañana.




29/04/2016 Día 6 ( Sabres - Casteljaloux)

Me levanto a las 7 y comienzo la rutina de todas las mañanas. (Sí, ya sé que Barber dice "levantarse a las 5..." pero qué voy a hacer yo a esa hora por estos lares. Seguro que no están puestos ni los pinos.) Recojo y ala, con una naranja sabrosa que me quedaba ya estoy desayuunado. Al de media hora encuentro una vía asfaltada. Eureka!! A pedalear que es gerundio!!!Espera, pero en qué dirección!! MIra bien el mapa y sonríele al Gps que ya está bien de dar vueltas. Vale, ya lo tengo claro. Hacia el Este. Al fin!!!!! Me dirijo a Luxey, donde desayuno un cafe, un croissant, dos napolitanas, un plátano y el brazo de la tendera. Sigo hacia Callen, luego Captieux, Giscos. Llego a Casteljaloux y me encanta el pueblo. La gente sonrie, hace solcito,veo unos bomberos y les pido agua. Me indican que hay un camping municipal baratito a un kilometro. Este sera mi refugio por hoy.
A la noche, después de la ducha, cena y charla con mis aitas y hermana, leo otro rato. No me lo creo! Los protagonistas del libro, de noche, se guían también con Polaris, estrella de la Osa Menor que siempre te sitúa. Brindo por tí, compañera!!



30/04/2016 Día 7 ( descanso en Casteljaloux)


Día de descanso que aprovecho para limpiar la bici y la ropa pero oppsss nada más poner el tenderete comienza a llover y no para en todo el día. Sonrío al pensar que no me ha pillado en la carretera. Hago compras, leo, escribo el blog,hago fotos con el movil y las meto algún efectillo para que no me echen la bronca mis amig@s fotograf@s, veo jugar a la petanca a los franceses.. Mis piernas me piropean y me llaman guapo. Chantajistas...






01/05/2016 Día 8 (Casteljaloux – Saint Ursula)

Es el día de la amatxu, así que lo primero que hago después de recoger todos los bártulos y desayunar copiosamente, es llamar a casa y hablar con mi ama y aita. Están bien y eso me reconforta. Lo mismo que a ellos escuchar noticias mías. Cojo la bici y a toda máquina!!!! No, espera, que te dejas las pinzas y la cuerda multiusos. Vuelta al camping, sonríe a la recepcionista, lánzala un Bonjour con perfeto acento franchute y nuevamente, ahora sí que sí, al galope!

Los primeros kilometos se hacen durillos. A pesar del día de descanso las piernas pesan y cuesta moverlas. Pedaleo hora y media hasta llegar al Canal del Garona, el que será mi territorio durante los próximos días. Se tata de un canal navegable que cruza Francia entera, uniendo el Atlántico con el Mediterráneo y que a pesar de comenzarlo a construir en el siglo xvii no fue hasta el xix cuando lo finalizaron.  Una obra colosal a fin de cuentas. El Canal del Garona llega desde Burdeos hasta Tolouse, donde enlaza con el Canal del Midi, que es el que llega al Mediterraneo. Para no echar gota. Todo esto que os estoy contando yo hace meses no tenía ni idea. Me lo contó Ricardo, un tio grande con la cabeza muy bien amueblada y un corazón enorme.

Pues eso, que tomé el camino del Canal del Garona, que discurre a la vera del río Garona (eso ya lo había supuesto yo mismo) y poco a poco comencé a recorrer este paisaje de fábula. Se tata de un paraíso para todo aquel que le guste andar o montar en bici y no tener que sortear grandes pendientes. Siempre a la orilla del rio, siempre a la sombra de los árboles centenarios, siempre llaneando... Ummmm me vine tan arriba, que vi un desvío hacia un pueblito del que me habían hablado en el camping esa mañana y tiré hacia él. El cambio de planes lo acabé pagando. El pueblo estaba fuera del canal y jodidamente lejos. No os voy a mentir, ni siquiera lleguéa él, vi que se me iba de las manos el plan y volví al canal. En total, 24km por la patilla. Muy bien planeado todo. Asi soy yo.

Vuelvo al canal y pongo rumbo a Agen. Y aquí, sí que sí, comienza el puenting emocional de estos días. Después de días pedalando por pueblitos encantadores y parajes inhóspitos me meto en una ciudad con sus extrarradios, sus barrios más abandonados... Me veo un poco vendido con la Polaris y todas mis pertenencias a mano. Un caramelito, una nube de algodón dulce a la puerta de un colegio. Aprieto el culo y tiro para adelante a ver si salgo de la ciudad. Una mujer encantadora me da algunas indicaciones y voilá voy saliendo poco a poco. Encauzo nuevamente mi camino a la vera del Garona pero con una sensación rara, la cabeza comienza a pensar por su cuenta y por primera vez me pregunto qué narices hago yo aquí. Sigo adelante y se haciendo de noche. No me da tiempo para llegar a Catelsarrasin asi que en el mapa veo que hay un camping en Saint Ursula, un pueblito a 5km hacia el interior y allí me dirijo. Llego al pueblo y eso parece Twin Peaks. Nadie en las 2 calles del pueblo. Todo es neblina y perros ladrando. Solo hay una iglesia y un cementerio. Pregunto a uno que encuentro de casualidad y me dice que el camping no está bien puesto en el mapa, que queda detrás de un monte que hay que sudar la gota gorda para llegar a él (Eso lo intuyo yo por sus gestos, poque el frances que tenia el tio era de interior y yo solo domino el acento de la costa). Doy media vuelta (por hacer algo) y me dirijo a la iglesia a ver si en el pórtico puedo acampar. Nada. Está cerrada. Lo del cementerio lo dejo para otro día. Veo un edificio y en un hueco que veo planto la tienda. Estoy bajo de ánimos. Pongo la tienda, escondido como un perrillo, me hago una pasta a toda mecha y ceno. Si en algún momento se me empañan los ojos es por el vapor del agua hirviendo, no os vayáis a pensar… Me meto en la tienda y encuentro refugio en El médico. Leo un par de capítulos y caigo como un roble. Esa  noche, como todas las demás desde que comencé el viaje, sueño muchísimo. Otro día haré un aparte sobre los sueños que estoy teniendo…


02/05/2016 Día 9 (SainT Ursula – Tolouse)

Me levanto a las 6.30 y cuando he recogido todo aparece un hombre que me pregunta si he dormido ahí. Asiento y me pregunta si me apetece un café. Por supuesto! Y una napolitana si me la traes (eso me lo cayo) Me trae el café en cuestión y charlamos un rato. Este pequeño detalle me anima un montón y comienzo el día con otro cuerpo, animado y nuevamente con las pilas cargadas.

Todo sale a pedir de boca. Cojo nuevamente el canal del Garona, hago kilómetros disfrutando del rio, viendo las esclusas destinadas a salvar los cambios de nivel del canal (una autentica obra de ingenieria) y sin darme cuenta llego a Tolousse con cierto resquemor porque se trata de una gran ciudad. Nada que ver con Agen. Pero claro, todo lo que bajas al lanzarte de puenting, también vuelves a subirlo tarde o temprano, y me encuentro que Tolousse está totalmente preparada para recorrerla en bicicleta a lo largo del canal.

Enlazo con el canal del Midi y me dirijo a un camping que hay en las afueras. Llego a la primera y para las 6 estoy con el campamento montado. Hoy me caen mucho mejor los franceses. Me parecen educados, interesantes, con ese rasgo de melancolía que les aporta calma y sabiduría. Su forma de pasear, de mirar a la nada. Hasta el bigote saben llevarlo con distinción. Qué gente! Puede que no sean el colmo de la simpatía pero hoy que nadie se meta con ell@s
.
Hago la cena, limpio ropa y a dormir tranquilamente.Antes de acostarme me da tiempo incluso de volver a ver las estrellas y recordar algunas de sus constelaciones. Qué más se puede pedir para un gran día? Vaaaaale, una compañera que me llame desde la tienda con voz melosa no estaría mal... pero no seamos aguafiestas.


03/05/2016 Día 10 (Descanso)
Me dedico a visitar Tolouse, recorrer sus calles, comerme unas creppes y algún Kebap (aquí sí que saben prepararlos, carajo), a pasear, hacer compras,  oír a su gente, ver cómo se relacionan,…en fin, que las ciudades son libros que se leen con los pies y no me quiero perder ningún capítulo de esta Tolouse cosmopólita.
A la tarde regreso al camping y atiendo a Polaris con sus varios dolores. Me preparo una tremenda cena y termino el día tomando unas birras con Fred,un francés que lleva varios días en el camping y que me recomiendo varios sitios de Marsella. Al saco pronto que mañana volvemos a quemar asfalto.


04/05/2016 Día 11 (Tolouse – Carcasoma)

El canal del Midi es una maravilla, como el del Garona. Tranquilo y en un paraje envidiable. Por algo es patrimonio de la humanidad. Después del puente Colgante, de las cosas más bonitas que he visto ;-) 
Pero llega un momento en que el camino se vuelve impracticable para mi burra. Demasiados baches y después de una hora de sufrimientos decido salir a la carretera. Aunque ayer lo tuve de relax, las piernas siguen cargadas, no tiran como deberían y hay momentos que parecen que dicen basta. Aún así van pasando los kilómetros.


Un par de horas más tarde llego a Carcasona, ciudad muy recomendada  por tod@s los que
 han estado en ella alguna vez. Y a decir verdad, se quedaban cortos. Es una ciudad medieval impresionante. Una vez que llego al camping, tengo la tienda puesta y me he hecho la cena, visito su ciudadela y alucino. Almenas, torreones, calles empedradas que te sumergen en un mundo de fábula. No doy crédito a lo que estoy viendo y como sucede con muchos lugares mágicos, si le pudiese quitar las hordas de turistas que merodean por doquier y lo excesivamente preparada que etá la ciudad para el turisteo, sería para entrar en Nirvana. Me pierdo en sus calles y en mí mismo, y después de la puesta de sol salgo a ver sus murallas desde fuera. 


05/05/2016 Día 12 (Carcasoma - Capdestang)

Me levanto y conozco a Kevin, un irlandes que lleva 3años recorriendo el mundo en bicicleta. Un crack que me cuenta sus muchas batallas y me echa una mano a solucionar un problemilla de Polaris con el que no hallaba solución. Nos despedimos y pongo rumbo a Beziers.
Pero el día se tuerce, los temibles vientos franceses han llegado y no hay forma de avanzar. Pedaleo con todas mis fuerzas pero nada. El paisaje discurre entre viñedos infinitos, interminables, y mi paciencia se va agotando. Paro para comer y me doy cuenta que no voy a llegar a Beziers ni encontrando a un vendedor ambulante de dopamina y decido tomarmelo con calma. Alguien me espera en Beziers? No. Tengo que llegar por algo e concreto? no. Pues ya está. A disfrutar del viento, los viñedos y los coches que pasan soplandome el cogote. Pronto sé que esa noche me toca acampada libre y esta vez hasta me apetece que llegue la noche. Ya estoy haciéndome al viaje y eso me anima. Me aprovisiono de agua y comida y en cuanto empieza a atardecer, me salgo del camino y busco un lugar apartado. Me hago la cena, llamo a mi hermana y me siento el hombre más afortunado del mundo por la familia que tengo. Esta noche ni leo. Caigo destrozado.

06/05/2016 Día 13 (Capdestang - Montpellier)

A las 6 arriba y a las 7 ya estoy pedaleando.Hoy no hace tanto viento y avanzo como un gamo. Los franceses que han madrugado, dicen al verme pasar oh la la, y se agachan a recoger la boina que se les ha volado con mi paso.  Llego a Beziers y arriba del pueblo, en la catedral omnipresente conozco a una señora con la que entablo conversación. Es francesa pero de raíces españolas e insiste repetidas veces en invitarme a un café (será que me ven cara dormido). Acepto y ahí nos tiramos un rato de palique.

Pongo rumbo a Agde, ciudad a la que llego un par de horas más tarde. Se trata de una ciudad que fundaron los griegos y que es conocida porque en ella se juntan las aguas del océano atlantico, el mar mediterraneo y del rio del canal del midi. Doy una vueltilla y contemplo la unica esclusa circular de toda Francia. Ahí conozco a Pat, un francés que se dirije hacia Sete, mi próxima parada.

Vamos juntos hacia Sete,charlando y pedaleando tranquilamente y el camino se hace cortísimo. Tras dos horas llegamos al Mediterráneo. Ohhhhh espectacular!!! Crucé  Francia!! Mi primer propósito realizado. Foto (Sí, paezco Steve Urkell en bicicleta) y a comer. Compramos algo en un super y comemos a la orilla del rio. Se trata de una ciudad preciosa pero llena de veraneantes, a tope. Ahí me despido de Pat, que se vuelve en tren a Tolousse y yo sigo hacia Montpellier por una carretera apestada de automóviles. Es viernes y la gente se mueve de fin de semana.

 Llego 3 horas más tarde a un camping y decido que los dos próximos días voy a descansar. Tengo un tirón en la espalda que me llega hasta la muñeca y de ahí da un salto hasta los tobillos para cogerme la nalga izquierda. Un circuito cerrado que en cuanto pueda os lo mando por skanner.

Siento no poder contestaros individualmente a todos vuestros mensajes pero no me da para más. Que sepáis igualmente que los leo todos y que son una gran ayuda para motivarme con los pros y contras del viaje. Cuando estoy en la bici siento que somos much@s los que estamos recorriendo el camino. En pelotón!
Así que venga, este finde a descansar que el lunes, aunque dan lluvias, os espera una etapa importante. No querréis que os de la pájara??
Au revoir amig@s!!!


07/05/2016 Día 14 ( Descanso en Montpellier)

Después de haber llegado a Montpellier bastante tocado, hoy es mi merecido día de descanso. Salgo de la tienda y hace un sol de mucho cuidado. Crema solar en la calva y a comenzar el día. Lo primero, como buen francés de adopción, un café olé y un croissant. Y nada de usar el hornillo, hoy a la cafetería del camping. Ole y ole. 

Después de las tarea domésticas, preparo todo y marcho a Montpellier. Hace 15 años estuve en esta ciudad con Niall, Roman y Jean Baptiste, cuando decidimos recorrer europa en interrail. Recordaba la ciudad exactamente como la he encontrado. Preciosa, llena de vida, sus calles coloridas, sus contraventanas saludando y emanando una mezcla cultural que viste mucho. 
 Paseo por sus calles, me pierdo, me reencuentro y como algo. Me siento, leo, continúo paseando. A pesar del gran día que está siendo no puedo evitar reencontrarme con la soledad y darle algunas vueltas a cómo me afecta moralmente. Nunca me he sentido tan solo como en las ciudades, rodeado de gente. Cuando estoy perdido en el monte o rodeado de naturaleza nunca me siento así. Me siento parte de algo y ese algo es una auténtica preciosidad. Te sientes pequeño y grande al mismo tiempo. En las ciudades me resulta más complicado.Aprendizajes del viaje.

Regreso al camping a descansar y me entretengo con Polaris, con la ropa, con los libros, conmigo mismo. Estoy cansado y quiero reposar. Me hago la cena (Adivinad...pasta!!) y me meto al saco.  Antes de dormir me entretengo intentando descubrir en la funda interior del saco a esa pulga viciosa que los últimos 3 días está poniéndome las piernas como unos zorros. Calculo que después de 3 días de banquete debe ser ya tan grande como yo, así que si no la pillo hoy, mañana tendremos problemas para entrar los dos juntos en la tienda. No la encuentro y me acuesto pensando que tal vez ha cambiado a la tienda de al lado donde están esa pareja francesa con cuerpos bizarros y culos bien formados.

08/05/2016 Día 15 (Montpellier - Arles)

Supuestamente hoy también quería darme descanso pero qué narices, en el tour de france el día de descanso es sólo uno, así que yo no me quedo atrás. Hago las alforjas y marcho a ver dónde llego. Salgo de la tienda y no están los masajistas, ni los cocineros ni el resto del pelotón ni las señoritas que te dan dos besos y un ramo de flores cuando llegas primero, así que no me retraso mucho con los preparativos y salgo a su alcance.Esperad!!!

Las primeras dos horas son una maravilla, estoy fresco y ruedo a buen ritmo. Cruzo Carnos Plage, un pueblo que me recuerda mucho a Laredo y me embauco en recuerdos. Pronto comienza a cambiar todo. De nuevo el viento, de nuevo una carretera interminable, de nuevo el culo que dice ay ay ay. Después de  4 horas dandole que te pego, paro en una zona de carretera y me meto pal pecho una lata de sardinas de esas que en mi casa no me como ni en estados de depresón. Hoy las engullo con una alegría desmedida, rebaño la lata y la termino usando de espejito mágico (Me dice que menudas barbas tengo y que me la tengo que ir arreglando para cuando llegue a Turquia). A la carretera de nuevo. El viento acecha pero más pacíficamente que otros días. 

Unas horas más tarde llego a Arles, la pequeña Roma como dicen los Arlesinos o Arlesienses, fundada por los Romanos en tiempos de Cesar. Llego a un camping y me piden 19 eurazos por poner la tienda, regateo y me dicen que no flipe, oh monsieur non flipé, lo capto y me piro al otro camping de la ciudad. Lo mismo. Regateo, pongo cara compungido, no money mon amic,  y al final por 11 euretes consigo el sitio. Carete pero algo es algo. Acampo y me largo a ver la ciudad. 

Se trata de un lugar pequeñito, bastante descuidado pero cuyo dentro histórico es maravilloso. Un gran anfiteatro que antiguamente usaban como circo romano y calles estrechas que giran en torno a él. Paseo un rato, como algo, descubro que por estas calles ponía su caballete Van Gogh y vuelvo al camping cuando comienza a diluviar. Me cocino algo más y a la tienda a resguardarme como los lobos. Auuuuuu..


09/05/2016 Día 16 (Arles - Aix en Provence)

Se pasa la noche entera lloviendo y con un viento que creo que vamos a salir volando. Polaris, la pulga y yo. Somos tres compañer@s de viaje, un gran pelotón.(Ya he aceptado a la pulga como compañera de viaje).

El despertador suena a las 7. Lo pongo a las 8. Suena a las 8. Lo pongo a las 9. Suena a las 9. Lo apago para que no suene a las 10. Saco una mano fuera de la tienda y llueve. No me apetece salir. Me meto en el saco. Parece que ha parado de llover. No me apetece salir. Me meto completamente dentro del saco y si no es por un pedo asqueroso que me tiro ahí me hubiese quedado.
Salgo de la tienda (hay que ventilar) y veo que sigue sin llover aunque el viento me da que pensar. Tengo dudas de qué hacer así que me voy a hacer unas compras y me lo pienso. Indecisión total. Al final se pone a chispear y decido que cojo a bici y me piro. Preparo todo y a las 12 (las 11 en Canarias. Eso me hace sentir mejor) me piro. Au revoir Arles.

El viento viene totalmente en mi contra, rachas de 70km/h me frenan y avanzo lentamente. Entro en la Provenza francesa, cuyo distrito alberga la provenza, la costa azul y parte de los alpes. Tras 4 horas llego a Salon de Provence. Llamo a casa y charlo con mis aitas. Siempre me anima hablar con ellos. Miro el móvil veo que me han contestado un par de personas de Warmshowers. (Se trata de una página de cicloviajeros que ofrecen su casa a otr@s cicloviajer@s para poder pasar la noche, darte una ducha e incluso poner la lavadora.) Esa misma mañana, antes de hacer las compras mandé un par de solicitudes por si alguien podría acogerme en Aix en Provence y parece que he tenido suerte. Confirmo con Alban, un chico que vive con 2 compañeros más y que me estarán esperando a eso de las 8.
Me monto en mi pepino y adelante!!!! joder con el viento, que me lleva, que no avanzo, que no voy a llegar a casa de nadie a este ritmo. Hay un momento que estoy dando pedales y no avanzo ni un metro. Para eso me hubiese traido la bici estática, pienso. (Y eso que ahorro en ruedas). La moral baja, me adelantan los caminantes que sonrien, los gatos que maullan, los caracoles que babean. Sigo infatigable y a las 9 llego a casa de estos chic@s. Se trata de una gente estupenda. Alban, Jean y Camile, de unos 30 años y que trabajan en cosas muy interesantes relacionadas con el medio ambiente. Me doy una ducha, preparan una suculenta cena, charlamos, un cigarrito y para......LA CAMA!!!!! Siiiiii una cama, de las de verdad, con su colchón y su almohada (bueno, es un sofa cama pero es la gran maravilla del siglo). Me quedo dormido según me estoy tumbando en ella. 

10/05/2016 Día 17 (Aix en Provence - Beaurecueil)

A las 7 arriba que ellos trabajan y yo me debo a mi viaje. Estoy derrengado, las mayores agujetas desde que comencé el viaje. El tirón ha vuelto y las manos duelen. Lo normal. Pienso que tengo que descansar un par de días, pero claro, no les pongo en el compromiso de decirles que se vayan a currar que yo me quedo un par de dias en su casita de La Provenza. Desayunamos juntos, me recomiendan un sitio montañoso de los alrededores para ir con la bici y allí que voy. Ha salido el sol y el viento ha remitido. Nos despedimos y sinceramente, espero verles en alguna otra ocasión.

Una vez en la bici, llego a Le Tholonet, pueblo rural, sigo un poco más adelante y paso por un camping con buena pinta. Es barato y hace sol. Me quedo. No dudo ni un segundo. Acampo, conozco a una holandesa que anda de turisteo por Francia, con su coche y pedazo tienda. Tiene de todo, así que comemos juntos, charlamos y damos una vuelta por la montaña Santa Victoria. Hace un dia genial y me da el sol en mi cuerpo serrano (cada vez con menos grasa. Y eso que ya traía poca de serie)Ceno y escribo algo de estos dias en el blog, que luego el trabajo se acumula. Comienza a llover de nuevo y parece no parará en unos días. Me da igual, aquí me pienso quedar hasta pasado mañana. Decidido lo tengo. Además tengo una carga menos. La pulga me ha dejado. Hace días no siento sus mordeduras y creo que me dejó cuando pasamos junto a un veraneante checo que llevaba dos semanas sin duchar... Envíame fotos de tus viajes, compañera!!! Te extrañaré!!


11/05/2016 Día 18 (Descanso en Beaurecueil)

Día totalmente libre para dormir hasta las tantas, desayunar en la tienda pues llueve a cántaros, volverme a dormir, volverme a despertar y volver a desayunar. Ummm Planazo!!! Leer. Remolonenado salgo de la tienda y doy un paseo. Hago algo de comida. Pillo algo de Wifi. Descanso merecido. Leo algo más...
Por cierto, para cuando termine el libro de El Médico acepto sugerencias de algún libro nuevo. Que no sea muy denso, que me permita seguir volando desde mi saco de dormir o cualquier lugar donde lo lleve. Divertido, ameno, de aventuras,...yo qué sé, que os haya gustado y creáis me puede enganchar. Así, para cuando algun@ de vosotr@s vengáis a visitarme unos días, os lo puedo encargar ;-)


12/05/2016 Día 19 (Beaurecueil - Frejus ) 

Suena la alarma del móvil y salgo del saco. Oigo las gotas de la lluvia caer sobre la tienda y no me hace mucha gracia salir, pero en el fondo ya tengo ganas de pillar la bici de nuevo. Hago las alforjas, desayuno y me piro justo cuando deja de llover. Pues muy bien! Aurrera!!

Pedaleo entre robles, higueras, acacias que me refrescan con gotas que caen de sus hojas al soplar el viento. Heiii el viento!!! sopla a mi favor. Oh la la vuelo!!!!! Pronto abandono el bosque y salgo a una carretera nacional. Con el viento a mi favor todo es diferente. En 5 horas hago cerca 90 km y las sensaciones son estupendas. Durante el recorrido me acuerdo de cuando no había empezado el viaje y entrenaba yendo con la bici a muskiz, a Mioño, a Ampuero o La Aparecida. Las dudas sobre mi estado físico me asaltaban (me irá bien la rodilla? ya aguantaré tantos días? Y si en Eibar me coje el coche escoba?...). Ahora, con los días acumulados  y la buena marcha del viaje, veo que las mayores trabas en la vida nos las ponemos nosotros mismos. Cierto que aún sólo llevo unas semanas de viaje y de todo puede pasarme, pero también es cierto que el paso más complicado ya lo he realizado: Comenzar. Y por ahora todo va sobre ruedas.

Como en Vidauban, hablo con gente que se acerca y me preguntan hacia donde voy (les digo Ankara y ponen cara de saborear un limón). Arranco de nuevo y un par de horas más tarde diviso la costa azul. Allí a lo lejos sigue mi camino hacia Ankara, sí señor. 
Llego a unos 5 km de Fréjus, una ciudad costera, y no me apetece ir a otro camping así que me salgo de la carretera y tomo un camino secundario con el fin de buscar algún recoveco donde pasar la noche. Pronto encuentro un solar vacío, junto a una casa. Hay dos higueras y el suelo parece cómodo. Desde fuera no me ven porque hay cipreses haciendo de barrera espartana. 

Son aún las 7 así que prefiero no poner aún la tienda. Me descalzo, saco el libro y leo un ratillo. También me hago esta fotillo en plan escondite, para el Pulitzer. Cuando oscurece pongo mi palacete, ceno en la tienda y me acuesto. Esta noche no duermo del todo bien. Como a las 9 estaba dormido, a eso de la 1 me despierto y me quedo desvelado algunas horas. Finalmente caigo pero  no tan profundamente como otros días. "¿Polaris, estás ahí?? Bien, así me gusta txitina!!"

13/05/2016 Día 20 ( Fréjus - Cannes )

Como siempre que hago noche campechana, me levanto prontito y para las 7.30 ya estoy pedaleando. Antes de salir le he pedido a una vecina a ver si me llenaba un bidón con agua y me ha traído el bidón y un brioche. Tenía pinta secorro para la sed que tenía, pero ay amigos qué bien ha caído… 

He comenzado a dar pedales y un rato más tarde he divisado Cannes allá a lo lejos.

Sabía que me esperaba un puerto de 400 metrillos así que no me he emocionado. Pronto han llegado los primeros repechotes y poco a poco los he ido sorteando. Pendientes de poca inclinación, aunque continuadas, por un paraje medio desértico que me recordaba a las pelis del oeste. Una vez arriba todo ha sido dejarse caer. Comenzaba a chispear pero poca cosa, no ha llegado ni al grado de txirimiri. Falsa alarma.
Estaba llegando a Cannes pero me temía lo peor. Festival de Cannes, viernes y sin tener nada reservado…ummm…o no iba a encontrar sitio o lo iba a tener que pagar con mi precioso culito dolorido.  5km antes de llegar a Cannes veo la señal de un camping. Voy a probar. Veo los precios para una persona y no son desorbitantes (15€ la noche). Pregunto y hay sitios libres. Perfecto. Planto mi txiringito y me hubiese gustado plantar un pino pero no me encontraba yo muy suelto. Una vez guapo y aseado, al festival!!!

Cojo un autobús y llego a Cannes, justo al meollo del asunto, al Palais de festivals y a la Avenida Croisette. Pronto me doy cuenta que mi ropa de montañero no encaja con lo que aquí se estila. No me salva ni haberme cambiado de gallumbos.
No había visto tanta idiotez junta por metro cuadrado en mi vida. O tod@s están de boda o no me lo explico. La gomina y el maquillaje lo deben estar regalando en algún bazar, seguro. Los tacones son zancos y veo más palos de selfies que en Machu Pichu. Pero qué es esto? Todo abarrotado de gente, algun@s gritan porque alguien famoso ha sacado su mano de la limusina, y otr@s gritan porque gritan los primeros. "Greg!!! Greg!!! Mierda, me han descubierto, mi disfraz de homeless no me ha funcionado". Decido huir de la zona glamourosa para perderme por las calles de Cannes. 

Todo se vuelve un poco más normal aunque se respira que estos días el Festival manda. Pillo algo para comer en un super (ni rastro de la gomina a euro el kilo) y me voy a una calita donde estamos unas 6 personas más. Ummmm…ahora sí que sí. Las vistas hacia la costa azul son lo mejor, con su mar cristalino (azul, que estamos en la costa azul) y las montañas bordeando la costa. A lo lejos veo los cruceros atracando en el puerto, helicopteros privados que van y vienen, el barullo de las hormiguitas… Como, leo una revista del festival y decido qué película quiero ver. Que bueno!!! Voy a ir al cine. No me lo creo!! 

Me decanto por “Neruda” del director chileno Pablo Larrain. Compro la entrada pero claro, esto no es tan fácil como comprar una entrada y meterte al cine ay mísero de mí ay infelice. En la taquilla te dan un ticket que te vale para ver cualquier peli de algunas salas de proyección y luego tú vas y a ver si hay suerte de que entres. Y digo a ver si hay suerte, porque a pesar de ir una hora antes de que comience la película, hay una cola que ni para ver a AC/DC. Me pongo al final de la cola (no me encontraba con ánimos de ponerme el primero) y a esperar. Observando a la gente de la cola, me doy cuenta que aquí está la gente que le gusta el cine, y no tanto la pose. Hay pantalones vaqueros, zapatillas, camisetas, gente haciendose bocatas de jamon cocido y también gente elegante, perfecto, faltaría más. Me alegra ver a la gente con sus programas de mano, hablando de las películas, marcando sus preferidas,… Pasada una hora, la cola ha avanzado pero no lo suficiente. "Full, it´s full, a la concha de la lora", gritan. Osea que nada. Miro el programa y veo que hay dos películas más para hoy. Una belga y otra italiana. Leo el argumento y no me convencen mucho. Decido que, ahora que sé cómo funciona todo, me iré a dar una vuelta y mañana veré la peli. Compro algo para la cena y paseo un rato más antes de volver al camping., donde me pongo a escribir estas líneas y a hacer algo de hambre.

Mañana me vuelvo a cambiar de gallumbos  a ver lo que sucede. Lo mismo hasta acabo comprando gomina y poniéndomela en la barba, donde mi vello tupido deje anonadadas a las damiselas cannesinas.


14/05/2016 Día 21 ( Descanso en Cannes) 

La mañana me la tomo tranquila y para las 13.00 estoy en Cannes. Hoy ya estaba sobre aviso del asunto así que todo me hace más gracia. Hace buenísimo así que vuelvo a la playa un ratín y disfruto del mar, el aire salado, la arena que ensucia mis pies.
Como ya me sé lo de las entradas (eso me creía yo ay mísero de mí ay infelice) ,e presento dos horas antes en el cine. Cuando llego ya hay varias personas y al enseñarle mi entrada me preguntan si no tengo acreditación. Digo que no,que me la he dejado en Santurtzi y me dicen que lo tengo chungo pastel. Primero entran los que tienen acreditaciones y si sobran sitios libres, los de las entradas. Seguro que entro, pienso. Según pasan los minutos van llegando hordas de gente, la mayoría con acreditaciones y en la cola de sin ellas nos apelotonamos unos cuantos pelotudos.
Según me cuentan, el festival de Cannes, al ser el festival más reconocido del mundo, también es el festival de las clases. Entre la gente con acreditaciones hay diferentes niveles. Están los de la acreditación rosa, los de la azul, la verde, la blanca, la del puntito rojo sobre el fondo azul,... Según el color tienen mayor prioridad a la hora de entrar a ver la peli. Las acreditaciones son para críticos de cine, de periódicos más o menos afamados, programadores, gente de Cannes,... Por último lugar, los que no tenemos ninguna. Los intocables. Llega la hora de entrar al cine y por supuesto nos quedamos sin entrar. Le echo un poco de morro y voy a contarles que estoy haciendo un viaje en bici desde Santurtzi hasta Turkia y que mi ilusión sería...Por favor, no moleste, creo entender. En mi cola de intocables hay dos chicos italianos que están pasando el día y ya les ha pasado lo mismo en 3 películas. Otra chica italiana con acreditación de bajo nivel que se ha quedado fuera nos aconseja que en vez de intentar entrar a las películas reconocidas del festival y a las salas con renombre, nos vayamos a ver alguna de la programación underground. Es más fácil entrar sin acreditación. Vemos que a las 8 hay una peli en un cine de barrio. Vamos para allí los dos italianos y servidor. Llegamos y nos dicen que sin acreditación no vamos a entrar ya que es sábado y hay mucha gente. Podemos intentar ir a una oficina que está donde Marco vivía con su madre a que nos den una invitación. Nos vamos para allí. Al llegar nos dicen que sólo dan invitaciones a primera hora de la mañana. Los italianos lanzan algunos fanculos, testa de cazzo y algunos improperios. Yo no me lo creo. No sé si es cosa del festival o son las pintas que traemos o que nos han visto cara de estar jugando una gynkana. La cosa es que volvemos al cine a ver si hay suerte. Nada. No llegan ni a entrar todos los que tenían acreditación. Nos miramos las caras de tolais que se nos ha quedado y decidimos que lo mejor que podemos hacer es ir a tomarnos una birra. En un bar hablamos, por supuesto de cine, de ese arte que tanto nos apasiona y que tantos momentos maravillosos nos ha dado. Brindamos por él y mandamos a paseo toda la parafernalia que decolora este magnífico séptimo arte.
Y no pudiendo haber visto la película "Neruda" de Larrain,  comentamos al menos la maravillosa película italiana de Michael Radford "El cartero y Pablo Neruda (Il Postino)", una de las películas que más veces he visto y que nunca me ha dejado de emocionar.  Hablamos del magnífico trabajo del actor Massimo Troisi y su muerte un día después del rodaje de la película. Por él brindo hoy.  Por él y por Neruda, que como escribió en uno de sus versos:
"Queda prohibido no sonreir a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños".

No he podido cumplir la ilusión que tenía de ver una película en Cannes pero el viaje me está ofreciendo tantos regalos que me siento un hombre afortunado. Mañana, a seguir luchando por mis sueños. Mañana, rumbo a Ankara.

Y la próxima semana, habiendo cumplido un mes de viaje, os contaré lo que hemos recaudado hasta el momento para la reconstrucción de la escuela de Gorkha en Nepal. Así que venga, a echar una mano si aún no lo habéis hecho aún, que esto no ha hecho más que empezar ;-)

Un beso grande, amig@s!! (Si no tenéis acreditación me da igual. Os quiero igual ;-)!!
VE QUERID@S LECTOR@S, el que sigue pedaleando, os saluda.

Me encanta saber que se está haciendo un clásico el desayuno de los domingos con estos relatos viajeros. Cuando pedaleo los domingos pienso en vuestras tostadas, vuestros churritos, esas magdalenas empapadas en café calientito, el pan tumaca, el aguacate con mermelada, los profiteroles, el pato a la naranja, el tocinete con pudding,  esos desayunos que tanto extraño...
En fin, me han debido sentar mal los moluscos napolitanos que he desayunado hoy.
Os pongo al día.

15/05/2016 Día 22 ( Cannes -Latte)

Después de la imposibilidad de ver una peli ayer en el festival de Cannes, me repongo anímicamente durante la noche (algo bonito habré soñado que no me acuerdo) y me levanto temprano. A primera hora ya estoy recoriendo con la bici toda la costa de Cannes. La estampa no tiene nada que ver con lo vivido estos días. Se trata del mismo paseo pero a estas horas no hay casi nadie. Ni smokings ni pajaritas ni palos de selfies. Solo barrenderos, algún embriagado que busca una brújula con la que encontrarse y un tipo raro en bicicleta. Ha mejorado mucho el paisaje y el comienzo del día lo saboreo a tope
.
Tomo una caretera nacional  y en unas horas bordeando el mar llego a Niza. Aquí el mar es aún más cautivador. Su color se vuelve más turquesa, más cautivador, y me quedo clavado sin poder desprender la mirada. Azul turquesa. Pues eso, tira para turquia. Arranco. Me dirijo a la zona antigua de Niza, ya que he oído hablar maravillas de ella. Así es. Calles  y plazas que hablan de historia, de identidad, de lucha. Me entero (más bien lo recuerdo) que Niza fue Italiana hasta hace unos siglos cuando los franceses la ocuparon en un intercambio bélico. La población estuvo luchando muchos años ate este sometimiento, con Garibaldi como revolucionario jefe, hasta que los franceses mandaron un ejercito y mataron a los insurgentes. Zasca! Qué bonita es la historia. Una vez superado el luto, Niza comenzó a prosperar económicamente y nos ncontramos con la Niza adinerada de hoy en día. Aún así todavía se nota que la gente tiene un arraigo especial con Italia. Entro a un bar a tomarme un expresso y el camarero habla con sus clientes en italiano. Me piace. Que me acerco a Italia!!

Una vez he descansado las piernas y repuesto energias parto rumbo a Mónaco. Me meto por un puerto de montaña que da miedo. Sudo y sudo y vuelvo a sudar la gota gorda. Creo que hice el gamba porque esa misma noche unos alemanes me dicen que ellos no habían subido ningún puerto. "Ya, les digo, es que a mí lo llano me aburre, yo busco experiencias nuevas...". La de hacer el tolai. Eso sí, todo lo que he subido le tengo que volver a bajar, y se tratará del mejor momento del día. Un decenso impresionante divisnado Mónaco a lo lejos. Parece que estoy en una pelicula de James Bond, bajando a toda pastilla por un puertaco de interminables kilometros mientras me adelantan (con dificultad) Porches, Masseratis, Fiats Pandas.
Esto es lo más. Una vez en Mónaco mi intención era hacerme en bici el circuito de Formula1 y grabarlo con la Go Pro que autonervion me donó (con muy buen criterio, por cierto). Pero vaya, hay una carrera de autos antiguos y está cerrado. Para otra ocasión.

Un poco más adelante me meto a un parque úblico para comer porque estoy desfondado y me encuentro a un tipo con una bici que me llama. Parece compungido y tiene un gran problema. Cuidado que esto no tiene desperdicio. Se trata de un francés residente entre Monaco y Francia, que hace tiempo no cogía la bici y ese domingo ha vuelto a hacer deporte. Se ha sentido un poco bajo de fuerzas y el muy burro se ha comprado una caja con seis pedazo de helados Magnum. El problema es que no ha calculado el calor que hace y se le están derritiendo. Me pregunta si puedo ayudarle a comerselos. Ummm...no sé...espera un segundo...upsss ya me he comido uno. A ver ese de ahí....Y ese de qué es?? Al final, me meto 3 heladitos y nos quedamos charlando un rato. La glucosa la tengo por las nubes.El tio, hable de lo que hable, lo relaciona todo con dinero, me dice lo que cobran sus amigos, sus enemigos, la chica a la que alquila su piso, el dinero que USA le ha dejado a Europa, lo que Alemania ha dejado a....Yo he desconectado hace rato y me concentro en ese regusto que han dejado los helados en mi bocay lo buen samaritano que soy. Ummmm.... Al final el tio se da cuenta, cambiamos el tema de la conversa y un rato más tarde nos despedimos. La faena es que ya no tengo hambre para comer. Da igual, que hay que coger peso. Me como mi bocata de salchichón del malo y luego una manzana. Que no falten de ná!!

Con 2 kilos más en mi panza arranco hacia Mentón, ultimo pueblo antes de la frontera con Italia, donde planeo dormir, pero está tan cerca y llego tan fresco que decido pasar a Italia y ver a dónde llego. Cruzo la frontera y eco, cuando arrivio a casa, un capuccino delicioso. Al rato paso por un pueblo atípico con un camping baratillo. ¿Para qué seguir? Aquí me quedo. Qué gustazo estar en Italia. Su hospitalidad, su carácter desenfadado,sus gritos, su alegría.... Me encanta. A la noche ceno con Luth y Johanna, dos alemanes que llevan 3 meses viajando alternando el tren y la bici y con los que hecho unas risas. 

16/05/2016 Día 23 ( Latte - Finale Ligure)

Comienzo el día con la intención de dirijirme hacia Turín a través de un puerto de montaña elegante elegante. Primero tengo que pasar por San Remo y dirigirme a Imperia. Como sé que a las 12 me van a llamar de Onda Vasca para chalar un ratillo,a las afueras de San Remo paro en un barcito y al camarero se le saltan los ojjs cuando le digo que voy a ir por Turín. Me dice que no, que ese camino es feisimo, que Turín no tiene nada y que en cambio, el camino de la costa hasta Genova es piu bello y que no me lo puedo perder. Miro el mapa y no parece descabellado. Eso sí, desde Genova para subir hacia Pavia voy a sudar sangre y parte de los helados de Mónaco. Pues venga, cambio de planes. Hablo con la radio y me piro hacia Génova.

Y que acierto!! Diviso muchas de las estampas más bellas del viaje. La rivera italiana, con sus pueblos de pescadores,sus casas coloridas, sus torres y su hospialidad. U paraíso. La vista de Imperia a lo lejos merece frotarse los ojos.  Es cierto que la costa es un sube y baja contínuo que acaba moliendo las piernas, pero es tan bello que ni las siento. Paro a comer y a los pocos segundos tengo a un par de italianos veteranos preguntando sobre el viaje.

Me dirijo hacia Genova pero está muy lejos aún y a eso de las 6 paro en el camping de Finale Ligure, un pueblo costero. Me he hecho 101 kilometros y por hoy ya basta. Ducha, cena y a sobar.


17/05/2016 Día 24 (Finale Ligura - Génova)

Me levanto tranquilo, me voy al pueblo, hoy desayuno un capuccino con unos dulces de aupa. Y luego algo de fruta por eso de la conciencia... Me voy a la playa, hago ejercicios de calentamiento tipo Daniel Sam y cuano ya he dado cera y pulido cera a todos los cambiadores de la playa, me doy un baño. Vuelvo al camping y para las 11 estoy saliendo con Polaris. Arrivederci!!

La ruta sigue siendo espectacular, acantilados, costa, pueblitos encantadores. Paso por Sabona, donde me tomo esta pose de chico malo. Ma que cosa fae? Tutto benne? Si tienes un problemo me dicci y io te lo caputo ah!! Alora.... Sigo el camino.Todo va sobre ruedas, son las 3 y solo me quedan 20km para llegar a Génova. Pero ayyy cuando todo va tan bien...tiembla. De pronto, sorpresa. La carretera está cortada por Obras. Me quedo parado, alelado ya que el desvio que indican es la autopista, unos kilometros atrás. Ummm. me rasco la quijada. Se me acerca un italiano y me pregunta si voy hacia Genova. Me explica que tengo dos opciones. Una es coger el tren. "Esa no me interesa. La siguiente". La otra es subir un puerto que tengo a mi izquierda y que da miedo solo con mirarlo. "Y a qué hora salen los trenes?" Estoy a punto de preguntarle... pero con mi orgullo a tope me dirijo hacia ese monte gordiano. El Mortirollo es poca cosa . Pendientes de mucho cuidado y en un monmento se acaba el camino asfaltado y empieza un sendero que ni para las cabras. Me bajo de la bici y con ella de la mano.oHHH Qué bonito, dos amigos de la mano, paseando por los montes de la costa italiana. Se merece una foto pero no estoy para jodiendas. Pronto termina lo gordo y comiezo a bajar hacia la costa nuevamente. Una vez abajo me doy cuenta que ese puerto me ha quitado, además de fuerzas, bastante kilometros. Estoy a 8 km de Genova!!

En un ratiilo llego a la ciudad y me dirijo al camping que ya tenía mirado. Para las 6 estoy con el txiringuito montado y me doy la tarde para leer y cenar tranquilamente.
A las 9 estoy en el saco.Entre las barbas y mis horarios, parezco el abuelo de Heidi...

18/05/2016 Día 25 (Descanso en Génova)

Hago caso a mis piernas sobrecargadas y a mi cabea saturada y decidoquedarme todo el dia a conocer la ciudad. Me despierto pronto y despues de desayunar me voy a conocer la ciudad. Se trata de una ciudad que antiguamente vivió su gran esplendor debido a los ducados, nobles y realeza que veraneaban por allí y que debido a ser uno de los mayores puertos del mediterráneo disfrutó de un gran boom económico.Un globo que se hinchó hasta que explotó y sólo quedó aire. Bueno, y un montón de maravillas arquitectónicas mucho más atractivas que el aeopuerto de Castellón...El del abuelito.
Hoy en día Génova es una ciudad que vive gracias a su puerto y a su antiguo esplendor pero que necesita urgentemente algunos cambios. Todo se va deteriorando y Génova no es una excepción. Aún así se trata de una ciudad abierta, muy turística y que su puerto le aporta gran parte de su personalidad.  Hoy me como el primer menu del viaje. Con copa de vino bianco. Gracie!! Paseo, leo, hago compras y vuelvo al camping.

Mañana me espera un día durísimo. Tengo por delante la etapa de montaña por ahora más heavy del viaje y además todos hablan del temporal que llega esta noche. Así que vienen lluvias gordas y viento. Parece que hasta las 12 soplará a mi favor. Y después en mi contra. Así que el plan es madrugar de lo lindo y ver si para las 12 he adelantado lo máximo posible. Luego, que sea lo que tenga que ser.


19/05/2016 Día 26 (Génova – Tortona)

No es el día apropiado para hacer la etapa reina, lo sé. Desde ayer no se habla de otra cosa. Viene un temporal. Y yo justamente tiro al monte. Durante la noche me he despertdo varias veces por la fuerte lluvia y a las 4 he decidido que me quedaré otro día más en Génova, a esperar que pase el temporal. He apagado el despertador, que lo tenía a las 6, y me he despertado a la 8. A esa hora no llovía. Me ha mosqueado un poco la cosa. He desayunado tranquilamente. Seguía sin llover. ¿Qué hago? Indecisión, sal de mí!! Está bien, me las piro!! Me visto, preparo las cosas, y me ciaooo. Ay no, que no he pagado el camping.Cuando regreso la recepconista está soltando los perros y el halcón peregrino. Le doy la minuta y ahora sí que sí, a darle fuego a Polaris. 

Estoy algo preocupadillo por el tiempo y la posible etapa, pero no todo van a ser días de sol y risas no? Salir de Génova es costoso y lleva su tiempo. Es una ciudad grande, cuyos barrios se extienden durante más de 20 km. En todos los paneles luminosos de las carreteras, lo mismo “Atención, Alerta pelicorosa de 8 a 18 horas”. Pues ahora son las 12 y hace un par de horas que no llueve. "Estos italianos son más exagerados que…" El primer trueno. Por hablar. El segundo. Relámpagos. 
Para cuando me quiero poner el chubasquero está cayendo una tormenta que no la vió Noé. Comienzo a salir de la ciudad y pronto tomo la carretera correcta, la que asciende,esa es. Dejo atrás la ciudad y veo a gente bajo sus paraguas, corriendo o resguardándose bajo los toldos de las tiendas. Me ven pasar y algunos gritan Dónde vas alma de cántaro!!!?? Yo sigo avanzando bajo el torrencial y no voy  engañaros, lo disfruto. La pendiente pronto se pone fea, bajo platos y piñones y al molinillo. Un par de horas más tarde paro a comer algo, rapidito que no me quiero quedar frio. Las rodillas me duelen, por el frio me imagino. Nuevamente a la bici y para arriba de nuevo. Una hora más tarde llego a un pueblecito en un alto y comienzo a descender. Miro el mapa y ya he pasado el puerto duro. ¿Cómo, esto era todo?? No me lo creo. Llego a un pueblecito, Busalla, entumecido y decido parar en un bar y me pido un te caliente. Ha parado de llover y me cambio de ropa, me abrigo. El té me lo tomo en un pis pas pero sigo sintiendo frio. Miro el mapa de nuevo y veo que estoy a 20km del que es mi destino del día. Voy a aprovechar. El recorido es un contínuo llano y está saliendo el sol. He triunfado, pienso, aunque con cautela que nunca se sabe. Llego a Serravalle Scribia, ya con buea temperatura corporal y aprovecho para comprar pan y hacerme un señor bocata. Luego compro una porsión de pizza. Paa llorar de alegría. Como hace bueno me siento en un parque y descanso tranquilo. Pongo a tono a Polaris que venía haciendo ruidos raros desde que empezó a llover y a eso de las 4 decido seguir adelante un rato más.  30km después llego a Tortona y comienzo a buscar un recoveco donde pasar la noche. Hay un desvío que me da buena señal. Lo tomo y me salen dos perros. Lo destomo. Sigo adelante. 

Hay otro desvío que me da mejor señal. Lo tomo y llego a unos almacenes junto a una casa. Hay un señor mayor limpiando un tractor. Le pregunto si puedo pasar la noche ahí fuera y me dice que no, que está Fredo. El perro Alfredo, pienso. Dice que es pelicoroso. Le digo que entonces mejor que no, que me gustan los canes pero que si tiene malas pulgas... Me dice que no, que fuera está fedro. Fredo. Que está frio el día, cazzo, que me meta en un almacén donde tiene los tractores. No te creo!!!Para cuando me doy cuenta estoy en el mejor sitio que podía haber imaginado. Calentito, resguardado y con el señor que viene cada dos por tres a ofrecerme cosas. Esta noche duermo como un lirón. Lo que tenía pinta de ser un día negro se ha convertido en una etapa genial, con un poco de todo y con final feliz. Bueno, o parecido…


20/05/2016 Día 27 (Tortona –Cremona)

A las 8 ya estoy preparado y voy a despedirme del señor simpático. Él no está pero conozco a su esposa. Le doy las gracias y arranco. Las primeras horas del día son las que más disfruto en la bici. Poca circulación, estoy fresco y se crea una especie de meditación a dos ruedas. Un auténtico placer.  Paro en un pueblito a tomar un café con un dulce y a hacer algunas compras. Sigo la ruta, bordeando viñedos y campo de cultivos y para las 2 estoy en Piacenza. 

Se trata de una ciudad pequeña, con un ambiente de pueblo, tranquila y con un par de sitios muy interesantes que visitar. La plaza del duomo, sus heladerias, el aplazzo Farnezze, sus heladerías nuevamente,.... Madre mía qué helados hacen en este país. 

Como y me empapuzo un gelato todo tocho. Arranco dirección Cremona por la via del Po, una via para cicloturistas que transcurre a la vera del rio Po y cuyo camino es un lujazo. Los álamos secundan el camino y con la compañía del rio las horas pasan rapidamente. Por cierto, ¿os he hablado de los helados de Piacenza? Llego a Cremona y veo carteles de prohibido acampar. Aún así yo voy echando un ojo por si veo a otro Alfredo.Nada. Descubro un camping y ahí me quedo. Es muy cutre pero qué más me da. Son las 7 y después delos 116 km que he me metido hoy no le pongo malas caras a nada.  


21/05/2016 Día 28 (Descanso en Cremona)

Aprovecho el día para visitar Cremona, contactar con gente que tengo descuidada y descansar. Me gusta la ciudad, tiene vida y paso un buen día haciendo un poco el guiri. (cachis!! se me ha olvidado ponerme calcetines con las chanclas. Para la próxima, no fallo) 

Me llegan noticias de la Ikastola Alkartu de Barakaldo, que también se unieron al proyecto "Una pizarra para Gorkha" y van a incluir este viaje en su proyecto anual "Jolasaz beteriko bizitza baten alde/ Por una vida llena de juegos". Me indican que en Septiembre tendrán 600 peonzas listas para su venta y que una parte de cada una de ellas irá a la reconstrucción de la escuela en Gorkha. Eskerrik asko, Alkartu Ikastola!! Antes del viaje me entregaron su camiseta del proyecto, que en años anteriores han llevado a lo largo del mundo con otros proyectos y que este año ha recaido en mí la responsabilidad de darle alma y kilometros. Así pues, en algunas fotos me veréis con ella. Un buen plan!


Y por último, tras un mes de camino os pongo al tanto de cómo avanza la recaudación para el proyecto de la reconstrucción de la escuela Balkalyan Lower secundary school de Gorkha, Nepal.

Hasta el día de hoy , con el proyecto bicicletero UNA PIZARRA PARA GORKHA se ha recaudado lo siguiente:

- Donaciones yventa merchandising en el evento de salida: 550 €
- Donación por "Ner Group": 1.900 €
- Donaciones a través de la cuenta en el blog: 330 €
- TOTAL:  2.780 €

Por otro lado, la Asociación Balabalika ha recaudado gracias a aportaciones individuales, eventos, conciertos y actos solidarios 2.100 €.

Así que en total hemos obtenido  4.880 € que irán destinados a cubrir parte de los gastos de la construcción del primer módulo nuevo de la escuela, con capacidad para dos aulas. Durante el mes de Junio varios miembros de Balabalika podrán enviarnos fotos de la situación actual de la escuela y las nuevas mejoras.

Estamos encantad@s con lo obtenido. Como he dicho muchas veces, todo lo que consigamos será para bien, todo ayudará, todo será parte de la construcción de un futuro digno en Gorkha. No vamos a ir de salvadores a ningún sitio, sino de colaboradores y con las manos abiertas, para dar y recibir, enseñar y aprender cómo contribuir a construir un mundo mejor.

Entre tod@s junt@s, mucho mejor. 
Yo mañana continuaré pedaleando hacia Gorkha. Por Gorkha. 
Tú también puedes colaborar. Difunde el proyecto y ayúdanos a formar un pelotón mayor.
Eskerrik asko.

Namaste.

La próxima semana, más aventuras ;-)
Arrivederci.

Pues esta semana soy yo el que está desayunando mientras viajo por el blog. Ayer se me echó el tiempo encima y no pude escribir. Así que ahora, mientras desayuno intentaré publicar lo acontecido esta semana, en la que he bajado bastante el ritmo de kilómetros y he aprovechado para pasear más y disfrutar tranquilamente de las ciudades a las que he llegado. Ahí vamos.

22/05/2016 Dia 29 (Cremona- Lago Garda)

Como viene siendo habitual, en cuanto canta el cuco, arriba. Pongo rumbo a algún lugar del Lago Garda, un laguito con algo más de 160 km de costa. No sé muy bien dónde me quedaré, pero algo encontraré seguro. Según me dijo ayer una chica Suiza, es un sitio bastante turístico y con campings de precios desorbitantes, así que ya iré viendo. Yo parto hacia el Sur. Salgo del camping y paro en Cremona para aprovechar su ambientillo de domingo a la mañana, dar un paseo con la bici y sentarme en la plaza del Duomo. Después de tomar algo, cojo nuevamente la bici y emprendo el día de pedaleo. 

Esta zona norte de Italia es una llanura que facilita mucho el viaje en bici. El paisaje es bastante monótono, eso sé, y se siente que viene un día de mucho calor. Crema a tutti plen. A pesar de haber desayunado como siempre hoy no paro de comer durante las primeras horas, mientras pedaleo, y parece que todo cae en saco sin fondo. Un par de horas más tardes me desvío en Asola, un pueblo que a estas horas del domingo tiene la misma vida que Córdoba a las  3 de la tarde. Auuuuu me saludan los lobos  Encuentro una heladería y adivinad lo que me como. Exacto, un helado doble y varios complementos de sombrero. Me sienta mejor que un plato jamón, pero sigo sin llenar la buchaca así que me aprieto unos croissants rellenos de mermelada y algunas piezas de fruta. Descanso un rato más. El calor es insoportable. Me he quemado los brazos y un tábano me ha dejado su firma. Ególatra. Espero que éste no se me quiera unir como la pulga francesa…
Arranco nuevamente y por una carretera sin un solo árbol que me ofrezca sombra alguna, sigo avanzando, sudando todo lo que tomo. Hoy me olvido de mear, algo es algo. Me voy acercando a Desenzano del Garda y comienzo a transitar carreteras cada vez con más tráfico. Esto se pone feo. Más y más coches hasta que empieza a convertirse en algo bien molesto. ¿Todos estos van también al lago? Pues ya puede ser grande… Los últimos kilómetros son insoportables con tanto calor, el cansancio que se acumula y el tráfico que no para, peor que el de todas las ciudades que he cruzado. Se ve que son veraneantes, que van a toda pastilla hacia el lago. Es domingo y se les está haciendo tarde para darse un bañito, así que algunos se irritan con el pobre txirrindulari que hace lo que puede con su casa a cuestas. Pitan y me dicen cosas con cazzo. Yo como que no les oigo, pero finalmente a alguno le acabo contestado “que coioni  ti pasa. Cazzo!!!!”. Me estoy agobiando con tanto dominguero…

Finalmente llego a Desenzano del Garda y ay amigo@s, qué desilusión. No sé lo que me esperaba, pero esto no. Un pueblo abarrotado de gente, por todos lados, el paseo, los bancos, las calles, los parques,… no cabe ni un alfiler y me río yo de Las Ramblas o de Preciados. Al venir a un lago me imaginaba algo turístico pero no en plan Benidorm. No me quiero ni parar para comer, ni aunque me ofreciesen un txakolí. Bueno, si fuese con pintxo me lo pensaba. 


Sigo andando por la costa y salgo de esta aglomeración machacona. Unos kilómetros más adelante veo un parque, también con bastante gente, pero decido parar. Conduce a una playa de piedras donde la gente se está bañando y encuentro una sombra  donde comer,  tirarme en la hierba, leer y descansar. Estoy bastante enganchado a un libro de constelaciones que he traído y aprovecho para darle un repaso. Pasan un par de horas y como no tengo ni idea de donde dormiré me pongo nuevamente en marcha. 

Avanzo por la misma carretera e intuyo que lo voy a tener chungo pastel para encontrar un sitio tranquilo donde poner la tienda. Me desvío un par de veces pero todo son casas con terreno particular. Pregunto a un grupo de señor@s que hablan en una urbanización con jardín a ver si puedo pasar la noche ahí. Me dicen que hay muchos campings en la zona y les digo que sí, pero que se escapan de mi presupuesto. Dejan de mirarme y siguen con su conversación. Touché. Ciao amicos. Monto y pedaleo.
Busco un par de sitios más pero las caras de los vecinos cuando me ven llegar no son muy hospitalarias. Aquí la gente tiene poderío, acumulan muchas cosas valiosas que necesitan proteger de desconocidos y no desaprovechan la ocasión. Veo un camping y pregunto. Demasiada lana. Veo otro y lo mismo. En este me dicen que a unos kilómetros  hay uno económico. Decido intentarlo y si no esperar a que oscurezca  y que me echen de donde sea. Pero tengo suerte. Por 15 euros puedo acampar. Vale, paso de estar dando vueltas como una noria. Me quedo y lo agradezco como pocas veces. Estaba agobiado con el final del día y después de la ducha y la cena me siento encantado. Está nublado así que hoy de estrellas poca cosa. Solo Polaris permanece a mi lado. Qué bonita eres..

23/05/2016 Día 30 ( Descanso. Lago Garda, Sirmione)

Se ha pasado la noche entera lloviendo y la mañana no despierta muy brillante que digamos. Desayuno tranquilamente y me quedo en el saco descansando y haciendo nada, qué deleite, qué maravilla, sin duda alguna, la mejor elección.

Cuando estoy hasta la repanocha de no hacer nada (que de todo uno se cansa), decido ponerme el chubasquero e irme a Sirmione, un pueblo muy especial de esta zona del Lago. Son unos 6 kilometros desde el camping y decido ir a pie y darle un descanso a mi culo. Antes de llegar descubro que el Lago Garda, que se asienta junto a la montañas Baldo y más lejos los Alpes, se formó guante la ultima glaciación, hace 5.000 años. Esto lo sé porque lo leo en los folletos que me han dejado en el camping. Yo, antes del 1979 no me acuerdo de nada… 


Una vez llego a Sirmione, aprecio que se tata de un pueblecito pequeño pero con mucho encanto debido entre otras cosas  al castillo que hay que cruzar para acceder al pueblo. Hay que cruzar su puente levadizo y luego accedes a sus calles empedradas, atestadas nuevamente por hordas de turistas que sacan fotos a doquier. Hoy de todas formas me caen mejor. No llevo palo selfie, ni hablo alemán ni desayuno sándwich de alubias con tomate, pero sé que hoy soy uno de ellos. Y me siento orgulloso,  les tomo de las manos y entonamos “Todos juntos como hermanos”. Para llorar de emoción.

Paseo por la costa del lago negro, lago blanco y me dirijo nuevamente al camping. Está atardeciendo y es hora de hacer la cena y los ejercicios de estiramiento diarios – o casi- tipo Daniel Sam (Hoy daré cera, puliré cera a los baldosines de los retretes). Al terminar, dejo a Polaris como una señorita y me meto al saco. Vuelve a llover y hoy me entretengo escuchando caer la lluvia sobre el sobretoldo de la tienda.

24/05/2016 Día 31 ( Lago Garda – Verona)

Hoy haré una etapa corta, poco más de 33 kilometros. A las 8 ya estoy en marcha. Quiero llegar pronto a Verona y poder conocer esa ciudad de los amantes de la que tan bien me habla todo el mundo.
Hoy no sé qué pasa que me duele todo. El culo como nunca, la pierna, el cuello. Tengo que bajarme y estirar un par de veces. Parece que tengo hasta un grano nuevo en el culo. Pienso en positivo, no me ha salido en los coioni… Poco a poco voy avanzando. La entrada a la ciudad es horrorosa debido al tráfico. Agobio y caos total. Me soplan las orejas un par de coches e incluso algunos me pitan. Uffff…ya estoy estresado de nuevo. 

Llego al centro y en lo alto de un mirador se encuentra el camping. La ascensión ha merecido la pena porque desde lo alto contemplo la vista más espectacular de la ciudad. Verona promete y no me lo pienso perder. Acampo y me voy de paseo. El duomo, la Arena, el anfiteatro, la casa de Julieta con su balcón tantas veces imaginado…

Al anochecer en el camping, mientras cocino, conozco a Mark, un alemán que ha hecho a pie el camino de Santiago varias veces, desde Roma y Jerusalén, 9.000km con su acordeón a cuestas, ahí es nada. Ahora trabaja en el camping y sus anécdotas son entrañables. “Kaixo, me dice. Nire izena Mark da. Gora Euskadi” Y ya soy fan suyo. Se nos unen una pareja ecuatorina/alemana que andan conociendo Italia en coche y compartimos una cena atípica. Chin chin pilarín.



25/05/2016 Día 32 (Verona – Padova)

Bien prontito tomo el camino hacia Padova, donde me espera Elena, amiga de mi amiga Inés, y su novio Enrico. Me alojarán en su casa y me ofrecen quedarme el tiempo que necesite en Padova (Cuidado con lo que ofreceis que el huésped, como el pescado, después de 3 días huele…). La salida de Verona la hago por una carreterita terciaria o cuaternaria y salgo la mar de a gusto, sin cláxones ni agobios de más. Disfruto estas primeras horas y avanzo rápidamente. Hoy no me duele nada, estoy como un toribio, y nuevamente  me paso el viaje comiendo. (No sé dónde lo meto porque mis pantalones me están diciendo que o me pongo cinturón o se me va a ver El canal de la Mancha). El ritmo es buenísimo y aunque paro a descansar en un pueblito de carretera, a las 4 estoy en Padova,  tras casi 90 km. 

Hasta las 6 no he quedado con Elena así que aprovecho para comerme otro helado (no pienso parar hasta que no me de una glucotímia, como poco). Hay manifestación de la unión de trabajadores y entre su mitin y el concierto que tienen organizado, paso un buen rato moviendome a ritmo de ska eh eh eh


Pronto aparece Elena y un nuevo mundo surge en el camino. Ducha, lavadora, una casa donde descansar. Nos vamos a tomar un vino y el aperitivo Spritz típico que no falte. Se nos une Enrico y nos vamos a cenar unas pizzas a un restaurante de mucho cuidado. 90 tipos de pizzas cuento en la carta, y pues claro, al final nos tiramos un buen rato intentando elegir qué pizzas comer. Mamma mía qué pizzas!!! No digo nada, que cada un@ imagine…


26/05/2016 Día 33(Descanso en Padova)

A pesar de despertarme pronto, por la costumbre,  me vuelvo a la cama (a la cama!!!!!) y duermo un buen rato más. Qué gustito!! 

Elena y Enrico trabajan así que aprovecho el día para hacer algunas compras, de comida y de material que necesito (calcetines, un cinturón, un pantalón corto,…). Paseo por Padova, ciudad que me ha sorprendido gratamente. Se trata de una ciudad universitaria y como sucede con Salamanca, Granada,… la juventud es lo que tiene: VIDA. Sus plazas y calles no descansan y tampoco los bares. Yo sigo en mis trece. A probar todos los dulces que pueda, los helados que me entren, y sigo al pie de la letra los consejos que me ha dado Elena de dónde y qué comer. Me voy (con este último me relamo hasta la frente).



Paseo por la Piazza Della frutta, del erbe, del Santo. Me pierdo y me vuelvo a ubicar. Voy a conocer el planetario de Padova , donde Galileo contemplaba las estrellas y no evito volar 400 años atrás e imaginarle allí arriba, en lo alto de esa torre que se erige junto al canal. Obnubilado y pensativo. Un coco de todas formas: Astrónomo, filósofo, ingeniero, matemático, físico. No sé cómo le dio tiempo para todo al hombre… Auténtica admiración. 

 
Y tras todo el día, toca cenita en casa. De las de categoría eh. Cocinamos una cena con productos de calidad y compañía de primera. ¿Quién decía que este viaje iba a ser duro?






27/05/2016 Día 34 ( Padova – Venecia)

Nos levantamos a las 8 y mientras ellos se preparan para ir al trabajo yo lo hago para ponerme en marcha. Después de haber sacado las cosas de las alforjas y haber puesto una lavadora parece que las cosas abultan más. No quiere entrar todo, como si se quisiesen quedar en la casa y no arrancar…ummmm…¿¿es una indirecta?? 

Nos despedimos, encantados de haber compartido este día y medio juntos, y tomo rumbo a Venecia. Se avecina otro día breve de kilometros, no llegando  ni a 40. Los recorro en un par de horas largas. Venecia se trata de una ciudad no preparada para las bicis debido a sus puentes y escaleras, así que decido quedarme en un camping de un pueblo de las afueras,  cerca del aeropuerto. Hay un bus que en 10 minutos te acerca a Venecia, así que planto me chiringo y a conocer Venecia. Tantos años escuchando hablar de esta ciudad y por fin hoy a voy a conocerla. Vamos pues!!



¿Y qué os voy a contar de Venecia? A mí me ha encantado. Había oído hablar maravillas y pestes sobre esta ciudad, pero por lo que me ha dado tiempo a conocer hoy, me quedo con el lado bueno. Recorro los puntos más famosos de la ciudad (Piazzale Roma, Piazza de San Marcos, Puente Rialto) y también aprovecho para perderme por sus callejuelas y alejarme de la caravana de turistas andantes. Al atardecer regreso al camping y veo que como decía la serie, los problemas crecen. Mi rodilla derecha me da unos pinchazos raros, un hormiguero se me ha instalado en la tienda aprovechando que había dejado algo de comida a la vista, y el bote de grasa de la cadena de la bici se me ha abierto y puesto todo a perder. Es decir, ni la ciénaga de los trolls. Me hago un gurruño y a sobar.

28/05/2016 Día 35 (Descanso en Venecia)


Despierto con picaduras por todo el cuerpo y aprovecho la mañana para hacer algo de limpieza en mis objetos varios.Luego vuelvo a tomar el bus para Venecia Hoy me pierdo desde que llego a la ciudad, guardo el mapa y decido que ya me encontraré. Llego a un par de lugares que me recomendaron Elena y Enrico y me tomo un vino con unos zucchettis que son una especie de pintxos bilbainos pero a la veneciana (la croqueta rellena de arroz no tiene desperdicio). En estos garitos hay vidilla de barrio, se respira el ambiente canalla italiano y paso las horas saboreando la ciudad.

Despés de un par de horas paseando y probando su gastronomía necesito sentarme un rato, así que en una plaza a la que llego por casualidad  que me encanta, campo di san giovanni e paolo, me siento a leer un buen rato. A las 20.30 comienzo a buscar un bar para ver la final de champions, un partido de futbol semanas después. Pinta bien!
Al final veo el partido en un bar irlandés, lleno de italianos y alemanes, y charlando con una pareja de Colombianos. Sin duda que de esta final de champions me acordaré bastante tiempo. En Venecia, camino Ankara.

Pues ala, que se hace tarde. Me piro a algún lugar entre Venecia y Triestre. El martes epero entrar ya en Eslovenia así que no hay tiempo que perder.

Estamos en contacto!!

Pues va a ser que esta semana os ha tocado cenar con el blog. Cualquier momento es bueno para dejarse llevar y viajar sin necesidad de salir de casa. Aasíq eu venga, vete al baño y ponte el culote que allá vamos.


29/05/2016 Dia 36 (Venecia – Michelle Al Tagliamento)

Me levanto a primera hora, hoy antes de marchar tengo bastante que hacer: robar algo de wiffi y publicar el blog -el de la semana pasada-, hacer compras para estos días, desmontar el chiringo,… Una vez lo tengo todo hecho, me subo a mi estrella y a recorrer el cielo (joder menuda poesía me ha poseído). 

Arranco la vespa y pongo rumbo no sé dónde, camino Trieste. Al poco de partir comienzan a caer unas gotas y poco más tarde, a diluviar. De lo lindo. Una tormenta que no es tontería y que me cala de arriba abajo. Ahí sigo yo, diciendo que ya que estoy calado no pienso parar hasta terminar la jornada. Hago el hamaiketako y la comida en la bici, pedaleando, por carreteras interminables, bordeando viñedos nuevamente y esparragueros. Para de llover. Bien!! Comienza de nuevo. Bien!! Esa es la filosofía del viaje. Eso sí, yo no paro, que me quedo helado. Me cruzo con dos cicloviajeros croatas que van dirección Paris. Nos pasamos información de las rutas y adelante. 

A eso de las 5 comienzo a buscar un recoveco donde pasar la noche. Hay muchos que parecen decentes pero no me convencen. Sigo pedaleando. Al de un rato, veo a unos metros de la carretera lo que parece una caseta cubierta. Me acerco y no me lo creo. Es el paraíso en la tierra. Ohhh me quito lo mojado, me seco, me cambio, me hago de comer, pongo la tienda, leo, llamo a casa. Estoy mejor que en el Caribe. Feliz. 


30/05/2016 Dia 37 (Michelle Al Tagliamento- Lazzaretto)

Pronto me vengo arriba como es habitual, y más cuando no duermo en camping. Pero esta vez no arranco nada más despertar. Desmonto todo y luego me tomo mi tiempo para desayunar, leer, estirar. A mi ritmo.

En el camino sigo por las carreteras sin fin,  cada vez se nota más que me acerco a Trieste pues ya comienzan las primeras rampitas, suaves eso sí. Encuentro a otro cicloviajero, esta vez Bosnio, y estamos un buen rato intercambiando infomación de la ruta y viendo nuestras bicis. El va hacia Roma así que ciao!! 

Antes de llegar a Trieste hay que subir una larga y no muy tendida pendiente, en la que una vez arriba te regala unas vista inmejorable de Trieste, la costa italiana y Eslovena. Allí conozco a un Afgano que está contemplando el paisaje a pecho descubierto y con el que paso un rato charlando. Madre mía que suerte tengo de poder estar haciendo este viaje. Duro? Dura es la vida de los que tienen que huir de su país, no por capricho, sino por obligación, como del nuestro hace algunos años. Que no nos pueda el Alzeimer…

Una vez en Trieste como en su plaza principal, junto al puerto. Tengo un hambre feroz. No hay camping en la ciudad obviamente así que pongo rumbo a la frontera con Eslovenia. Una hora y media después llego  a un camping a 250  metros de Eslovenia. Aquí me quedo que los 105 km de hoy me han dejado un poco tocado. Ceno y a soñar con bicis eléctricas….

  
31/05/2016 Dia 38 (Lazareto - Savudrija)
Tranquilamente me despierto y me tomo mi tiempo para hacer los preparativos y desayuno. No tengo prisa ni quiero imponermela. Ayer fue duro y hoy tranquilo (jajaja no me lo creo ni yo..)

Cruzo la frontera de Eslovenia y empiezan las primeras rampas de cuidado. Uff ya me habían hablado de que a partir de ahora todo sube y baja pero después de tantos días por el valle italiano me cuesta mucho subir. (Claro, es más fácil bajar. Tengo una lucidez…). 

Después de pasar por la ciudad de Koper, en un momento del camino tengo dudas sobre la ruta y me desvío un poco para luego ver que el camino es horroroso y dar vuelta atras para tomar la otra opción. Esta es la buena. Pero dura no, lo siguiente. Arggggg cghuafff ñoggggg Hostiaaaaaa Unas horas después llego a la frontera con Croacia, con cuatro litros menos de Gergori, que se han quedado en el camino. Me desviaré hacia la península de Istria en Croacia, que debe ser preciosa. La gente habla maravillas de esta península y creo merecerá la pena desviarme 3 días para conocerla.

Croacia me recibe con más rampas durísimas, o eso me parecen. Sudo en Croacia. Bebo agua en Croacia. Aprieto los dientes en Croacia. Se me ponen los ojos en blanco en Croacia. Veniros en coche ok?  
Quiero llegar a comer a un barcito que me recomendaron Enrico y Elena y hacia allí me dirijo aunque me tenga que desviar unos cuantos kilómetros más. Espero que merezca la pena. Y vaya si merece la pena!!! Un  bar junto al Adriático, varias playas a su vera, con una terracita rústica total y en el que como lo que también me recomendaron (cevipcici, ajvar, kajnaj, lepinja) . Fabuloso todo. Con una pedazo birra de litro. (Para recuperar liquido) Es un sitio maravilloso. No me quiero ir de aquí. No quiero continuar pedaleando Y quien me lo impide? El camarero Darko me dice que hay un camping a 1 km y hacia allí que voy. 

El camping está rodeado de playas y me doy mi primer baño en el Adriático. El suelo es de piedra y cuando metes la cabeza escuchas el mismo golpeteo de las piedras que escuchaba en la playa de la punta, en Lima, cuando me bañaba en las frías aguas del Pacífico.

A la noche, hace mucho viento así que decido hacer cena fría dentro de la tienda. Al oscurecer hay tormenta en el mar, así que salgo a contemplar la sobrecogedora estampa de los rayos cayendo en el mar a varios kilómetros de la costa. La noche se ilumina como por arte de magia y no evito sentir una mezcla de respeto y admiración ante lo que veo. Cuando caen las primeras gotas gordas, para la tienda de nuevo.


01/06/2016 Dia 39 (Savudrija – Rovinj)

A las 7 arriba y lo primero, otro bañito en el Adriático. Le voy a coger gustito a esto de despegarme el sudor acumulado en sus aguas. Me lo tomo con calma y hasta las 10 no salgo de viaje. 

El camino es un rompe piernas durísimo. A partir de ahora las etapas no se van a medir en kilómetros, pues no será fácil hacer muchos con estas rampas. Me cuesta coger el ritmo y me alegro de que voy por una carretera secundaria y no hay tráfico. Paso por Novigrad y llego a comer a  Porec. Allí charlo con un par de croatas y un holandés que se me acercan intrigados para saber de dónde vengo. De Santurzi!!? ohhhh Cuando les hablo de Bilbao me hablan de Julen Guerrero y Urzaiz. Toma ya!! Un poco más y conocen al Piru Gainza. Me invaden a preguntas mientras como mi bocata de queso y jamón cocido. Al final me aprieto un helado. Pero sinceramente, a 15 años luz de distancia de los helados de Italia. Tendré que seguir probando….

Después de comer pongo rumbo a Rovinj, una de los lugares más preciosos de Croacia. Pero para llegar a ella hay que atravesar un canal de ordago,el Limska canal. Es un puertaco no muy largo pero que después de un día duro se hace interminable. Una vez arriba, a seguir el sube y baja y finalmente llego a Rovinj. A las afueras hay un camping en el que decido quedarme. Es tarde y no tengo tiempo de visitar el pueblo. Pongo el campamento, me doy un bañito – Cómo no-, me hago la cena y se hace de noche. Finito. Estudio algunas expresiones en croata que me traduce el del camping y a dormir. Vuelvo a tener las piernas resentidas después de un día de bastante desnivel acumulando, y mejor es que me vaya acostumbrando porque en adelante esto es el pan de cada día. Gemelos como rocas arggggggggg

02/06/2016 Dia 40 (Descanso en Rovinj)

Hoy tenía pensado seguir el viaje, pero al despertarme he decidido quedarme a pasar el dia tranquilamente. Además tengo que ocuparme de varios asuntos, entre ellos definir cuál va a ser más o menos la ruta que voy a seguir una vez llegue a Rijeka. Todos me dicen que por la costa hasta Dubrovnik es un horror absoluto por los viejas de las carreteras, el gran tráfico y la temeridad de los conductores. Tengo que hacer un plan pues tengo la opcion de ir por las islas, o subirme a conocer Bosnia y los Balcanes.
Desayuno muy tranquilo, paseo por Rovinj, un pueblito precioso en la costa, una especie de pueblo medieval rodeado de agua. Antiguamente fue una isla de pescadors pero finalmente la unieron con la península a través de un puente y hoy en día ya ha pasado a forma parte de ella. Es un pueblo cautivador que te seduce por dentro y po fuera, ya que desde el camping contemplo su panorámica y causa una especie de efecto hipnótico. O me doy otro baño o no me despierto del todo...chofff



03/06/2016 Dia 41 (Rovinj - Opatija)


El día se presenta complicado así que antes de nada, bañito para relajar e cuerpo. Recibo un mensaje de unos amigos que me sirve de mantra durante todo el día. Se trata de un fragmento del libro “Bajame una estrella” de Miriam García, en el que la autora, una escaladora, explica que un@ es valiente no por cruzar medio mundo para escalar una montaña, o en mi caso recorrer varios países en bicicleta, un@ es valiente por separarse de la gente que quiere. Es un texto intenso, cargado de emotividad y que entiendo perfectamente el momento en que lo debió escribir. Durante todo el día le doy vueltas a estas frases  me acompañan en el pedaleo diario. 

La jornada comienza con rampas exigentes para salir de Robinj. Comienza a llover y hoy no me apetece mojarme así que me cobijo bajo unas encinas amigas. Es algo pasajero así que pronto estoy de camino de nuevo. Pedaleo por un caminito muy solitario y eso me gusta. Hacía días los coches no dejaban de adelantarme y supuestamente desde Rijeka será brutal. Sigo dándole vueltas por dónde entrar a Bosnia y decido que dependerá de cómo vea la carretera de la costa Croata. Tras cruzar la península de Istria llego finalmente al mar y como en un pueblito pesquero y bien humilde, Plomin Luca. 
 
Desde ahí me esperan vistas extraordinarias de toda la costa, a lo largo de una carretera que sube y baja y sorprende con panorámicas de película. A las 7 llego a Opatija, y decido quedarme en un camping a dormir. Mis piernas me lo piden con urgencia, están resentidas de tanta paliza y no quiero forzar más. Después de la cena, junto a la playa, toca avanzar en mi tesis del helado mediterráneo. Tomo uno. Y luego otro. Ciertamente, helados, los azurros ganan de goleada. Aún así no me pido el tercero por tacaño, porque me hubiese entrado de película…

04/06/2016 Dia 42 (Opatija - Senj)

Arranco cuesta arriba como viene siendo costumbre. Pongo un desarrollo bajo para no forzar las cachabas tan pronto. Lo difícil es mantener el equilibrio a este ritmo. Hoy es el día de prueba en la carretera de la costa croata. No hago más que escuchar pestes de ella y de mi experiencia dependerá el resto de la ruta del viaje. Además es sábado, primer finde de Junio y hace sol. Qué mejor día para ver el punto de estrés al que me someten. Salgo tarde, 10.30, y aún así no se ve mucho coche. Todo sigue como ayer, puerto arriba y puertos abajo, pero me encuentro fenomenal físicamente. Y eso que ayer había acabado con molestias en las piernas. También es verdad que después de desayunar me he apretado dos Donuts rellenos que si me hacen el doping doy positivo. 

Pues me pongo un ritmo contínuo y a comer kilómetros.Pasan las horas y yo sigo feliz. Me esperaba una carretera tan peligrosa que esto me parece coser y cantar. Cierto que aquí a la gente le gusta darle zapatilla a los coches. Cierto que son carreteras viejas sin arcén a los lados. Cierto que muchos tramos no hay barreras y andas junto a un pequeño precipicio. Cierto. Pero l@s conductor@s no me parecen especialmente agresivos como había oído. No me siento más invadido que en algunas carreteras francesas o italianas. Además el paisaje es precioso y lo veo todo con buenos ojos. Yo a mi ritmo, sin hacer movimientos bruscos y punto. 

Como en otro pueblito costero y arranco de nuevo. Se nota que Croacia está aún sin explotar turísticamente todo lo que podría llegar a estar. La gente se te acerca y te ofrece los SOBE, una especie de Bed and Breakfast donde dormir. Pero claro a un precio que mejor me quedo en mi tiendita. Los pueblos se notan tranquilos y mucho del turismo que reciben es en caravanas. La mayorí italianos y alemanes. Eso sí, ahora en Junio. Tal vez en Julio y Agosto esté todo mucho más masificado. Lo que sí es verdad es que Istria debe ser la zona más cara de Croacia, o casi, porque aquí los precios son algo más bajos. 

Llego a Senj, a un camping donde tengo la playa a escasos 5 metros. Y en la playa 4 personas. Ideal. Lo primero que hago después de poner la tienda… no, un baño no.Un helado! Y cuando voy a ponerme a cocinar (ayer me dio problemas el hornillo multifuel y no pude calentarme las alubias y estaba impaciente por saer si lo había conseguido solucionar) se me acerca un italiano a preguntarme desde donde vengo con la bici. Cuando le comento la jugada, llama a su mujer. Luego vienen sus 3 hijos. La familia de la caravana de al lado. Sus hijos. Los de enfrente. Tod@s italian@s. Entusiasmad@s por el viaje. Me preguntan de todo y quedamos para tomar luego algo juntos. 

El hornillo me funciona bien con la gasolina sin plomo que he rellenado hoy, parece que puedo estar tranquilo. Y ya tengo decidido que seguiré unos días más por la costa hasta Split, unos 300km más, y desde allí me desviare hacia Sarajevo. Creo que tendré que sacrificar Dubrovnik pero Mostar y Sarajevo me atraen mucho. Eso sí, ya veremos lo que viene, que aquí cada día llegan sorpresas nuevas.

Me gustaría extenderme más con muchas anécdotas que me suceden cada día. Compartir las conclusiones cabales y absurdas a las que llego mientras pedaleo o mientras miro a la nada, pero veo que ya cada semana me tomo menos días libres de descanso y el tiempo para escribir y publicar se reduce. Aún así, aunque sea en unas breves parrafadas me alegro de compartir el viaje y sentirme con vuestra lectura más acompañado que nunca.

La próxima semana seguro que aquí me tendréis. Paa acompañaros el desayuno, lacomida, cena o el ayuno a base de bayas de gobi. HVALA A TOD@S!

¿Y qué pensáis?
- ¿La próxima semana me habré deviado en Splitz dirección Bosnia o seguiré rumbo a Dubrovnik?
- ¿Habré conseguido probar un helado a la altura de los italianinis? ¿Me habrán ingresado por glucotemitis gélida?
- ¿Alguien me habrá recomendado al menos un libro para que sustituya al ya acabado “El médico”?
- ¿Sabrá alguien decirme por qué mis gemelos se llaman "Daniel y Arnaldo"?
- ¿Habré conseguido hacer la posición de la grulla mientras pedaleo?
- ¿Seguirá el sillín Brooks siendo negro o se volverá amarillo después de tanta alubia nocturna?

Lo dicho, hagan sus apuestas, que la semana que viene os cuento.

Besos, salud y libertad.

Esta semana he continuado pedaleando por Croacia y llegado a Bosnia. Os apuntais a compartir el viaje? Pues poneos comod@s que alla vamos...
-Ah Las palabras que veais sin tilde es porque las he escrito desde un ordenador en Bosnia y no hay manera de encontrar como ponerlas... -


05/06/2016 Dia 43 (Senj - Karlobag)

Arriba prontito y después del baño matutino salgo del camping a ver si encuentro algo para desayunar, que ayer me cene la cena y el desayuno asi que es lo que toca. Si, la leche con cereales despues del plato de pasta no ha sido muy buena mezcla, pero al menos calmo mi apetito insaciable . Nada más salir del camping me encuentro con un chico también con una bici pero mucho más ligero de equipaje que yo. Nos ponemos a hablar. Es David, un alemán que va hacia Estambul, pasando por Sarajevo. Coincidencia.  Seguimos un rato charlando y ninguno de los dos se decide a proponerle al otro viajar juntos… Decidimos ir a desayunar juntos y seguir contrastando nuestro estilo de viaje. En una cafetería me cuenta que viene desde Alemania con la bici, salió hace un mes y viaja tan ligero porque no lleva tienda de campaña (duerme en una hamaca, tocate los vientos) y tampoco trae hornillo ni cazuela ni combustible para cocinar (suele comer de frio en supermercados o bares). Así que vemos que con 15 kg menos que yo, su ritmo es mayor que el mío. Igualmente decidimos hacer el día de hoy juntos y ver qué tal nos va. 

Arrancamos dirección “algún lugar de la costa”. Yo, sinceramente, con muchas dudas acerca de viajar con alguien que no conozco pero ..por qué no? Las primeras horas vamos hablando de nuestros respectivos viajes, de las bicis, problemas y lugares que hemos cruzado. El camino de la costa es duro, pero a pesar de ser domingo no hay casi coches. Los kilómetros pasan volando y la carretera es una maravilla a pesar de su dureza. 

A las 4 de la tarde llegamos a un camping en Karlobag, el camping Luna, donde no hay nadie hospedado y es un lujo porque el camping es el mejor sobre el que he puesto mis pies apestosos durante el viaje. Nada más llegar, el matrimonio del camping nos invita a una cerveza -mareillo al canto- y luego comemos algo. Nos damos un baño en la playita del camping y mientras David se echa una siesta en su hamaca que ya ha puesto entre dos árboles, yo me dedico a leer algo. A las 7 decidimos ir a cenar una pizza al pueblo y el sitio que nos han recomendado en el camping es lo mejor. Pizza enorme a buenisimo precio. El jefe charla con nosotros sobre la situación de Croacia y lo que significó para ellos la guerra de Yugoslavia. Estamos sentados en unas mesas que tiene en la misma playa del bar y es uno de esos momentos que decimos que es una suerte compartir con alguien, porque a veces es cierto que vives cosas magníficas pero falta alguien a quien mirar y decirle “ufff menudo paráiso verdad?”

Después de la cena, al camping. Yo a la tienda y el otro a la hamaca. Yo estoy flipando…


06/06/2016 Dia 44 (Karlobag - Zadar)


Arriba prontito los dos, coincidimos sin haber hablado sobre la hora de levantarnos ni nada. Vamos a un super, nos aprovisionamos y ponemos rumbo a Zadar, ciudad en la costa croata, aunque no creo que lleguemos. El camimo sigue siendo de lo mejor del viaje, hoy incluso lo disfruto más porque no hay tantas pendientes y contínuamente rodamos junto al mar. Hacemos 60 km antes de decidir parar a comer. Comenzamos a conocernos y echar unas risas y hacer alguna apuesta chorra para ver quién paga la cerveza a la noche. Decidimos llegar a Zadar. Quedan 35 km y allá vamos.

Los últimos 20km se me hacen interminables. Estoy cansadísimo y a pesar de comer todo lo que tengo me cuesta seguir. El me va esperando todo el rato y yo le digo que tire adelante, que ya me esperará donde quiera. La carretera según nos acercamos a Zadar se va haciendo más dura, o tal vez soy yo. Cada vez hay más coches y la última hora solo tengo algo en mente: un helado en Zadar.

Llegamos, me como el helado -dos bolones , por favor-, y buscamos un lugar donde dormir de gratis. Pero es tarde, cerca las 8, y en Zadar va a ser difícil. Encontramos un camping y decidimos quedarnos. Baño, ducha, yo cocino una pasta que comparto con él, aunque le cuesta aceptarla y finalmente me intenta explicar en inglés los conceptos básicos de la física cuántica. Yo bostezo como un perraco, porque no tengo mucha idea y además me pierdo. El tio es arquitecto pero le encanta todo ese tema y le veo tan emocionado intentando explicarmelo que consigo aguantarle casi una hora entera. Finalmente le digo que no se ralle mucho, que si eso otro día sigue. El tira para la hamaca y yo para el puerto a ver las estrellas, ya que es una noche totalmente despejada y disfruto como un enano saludando en plan friqui a Polaris y al resto de constelaciones que voy reconociendo.  Me estoy quedando un poco tocado, lo se... 


07/06/2016 Dia 45 (Zadar – Srima)


Nos levantamos temprano, desayunamos en la playuqui -como voy a echar de menos estos desayunos en cuanto deje la costa croata...- y aprovechamos para arreglar la rueda de la bici de David, que ayer pinchó y no pudimos apañarlo del todo bien. Una vez listos nos vamos a conocer Zadar. 

Primero vamos al órgano del mar, un sitio muy peculiar, en el que han construido una galería de tubos que suenan melodicamente con el agua del mar y el viento que se cuela en ellos. Sinceramente, espectacular. Allí se nos acerca mucha gente a preguntarnos acerca de nuestra procedencia. Acabamos conociendo a una pareja que vienen viajando desde Australia mayoritariamente en bici pero también cogiendo algunos trenes o barcos. Estamos un par de horas con ellos y finalmente decidimos ir a comer algo al casco antiguo de Zadar. Con la panza llena, el alemán quiere tomarse su tiempo para dibujar la iglesia de San Donatus, del siglo xi. Yo me doy mientras tanto un pirulo por la ciudad, veo el foro romano, me como un helado. Soy tan predecible...ah, pero para cambiar algo, luego me como otro que me ha sabido a poco. Al rato nos reunimos de nuevo y partimos camino hacia alguna parte sin concretar.  Es tarde, las 4 de la tarde, y el sol pega de lo lindo. Mi ritmo es mucho mas lento que el suyo y contínuamente me anda esperando. Dice que no le importa pero le pido que tire millas y que me espere en algún sitio que vea. No quiero ni puedo ir más rápido y no quiero estresarme pensando que le ando retrasando. Así lo hacemos. El camino no es muy bonito porque a pesar de ir junto a la costa, realmente no ves la costa ya que está cubierta por vegetacion.

A las 8 decidimos desviarnos a un pueblito y llegamos a una playa, donde cenamos (alucina un poco con mis alubias con cebolla y atun, que termina probando. Es muy respetuoso y a pesar de ser lo mejor que ha probado en la vida, se cena unos bollos que ha comprado). Yo me como todo el puchero,al estilo Bud spender, y me preparo a tocar la trompeta nocturna. 

Dormimos en la playa. Al raso, y si no es por los mosquitos que nos bombardean a picotazos, hubiese sido genial. Nuevamente, me duermo bajo un cielo estrellado espectacular. Gabon Galileo!

08/06/2016 Dia 46 (Srima– Kastel Luksic)

Nos depertamos a las 6 y para las 7 estamos ya pedaleando. Con la fresca se avanza la mar de bien y además el camino es precioso, con calitas por todos lados, y no es muy duro. Hacemos igual que ayer. El va  a su ritmo, y yo al mío. Voy feliz por cómo va todo con David. Mi rutina ha cambiado totalmente pero estoy contento. Es un tio muy respetuoso con mi forma de entender el viaje y ambos cuidamos de que el otro esté a gusto. Nos damos nuestro tiempo y espacio para estar solos también. Le gusta mucho hablar (tiene un inglés bastante mejor que el mío) pero no es un ego andante. Bien! Eso sí, todos los días decimos que en cuanto uno quiera rodar por libre, sin problemas. Eso nos quita presión a los dos, y creo que funciona. Tras unas horas de bici, me espera en una cala donde nos zampamos un melón que ha comprado por el camino y vuelta al asfalto.

Hoy hay más tráfico pero bueno, ningún susto. Eso sí, tienes que andarte con ojo. A eso de las 13 horas llegamos a Trogir, un sitio mega turístico al que entramos sin querer y decidimos comernos una pizza. Hacemos algunas compras y llegamos a Kastel Luksic, un pueblo a 8km de Split, donde nos quedaremos a dormir de gorrillas en casa de un socio de warmshowers que a pesar de no estar en la ciudad, deja su casa abierta para que todo cicloviajer@ que quiera se hospede en ella. 

Llegamos primero a una cala con un chiringuito rockero donde nos tomamos unas cervecitas y nos pegamos un baño. Luego nos vamos dirección a la casa de este hombre, que es un cuarto grande con una litera. No hay luz ni agua pero es más que perfecto para no gastar un pavo. Dejamos las cosas, y nos vamos a dar una vuelta.


09/06/2016 Dia 47 (Kastel Luksic - Split )

Madrugamos, desayunamos a que no adivinais donde?, exacto, y arrancamos nuestras piernas hacia Split. Alli he quedado con Gorka Carbajo, un companiero -no encuentro la enie- con el que estudie en el cole la EGB y hasta segundo bachiller, y su mujer, que estan de viaje en moto por Europa.

Llegamos a Split y la entrada ha vuelto a ser un pooc estresada ya que se trata de una ciudad de algo mas de doscientos mil habitantes y es lo que hay. Buscamos algun camping pero el mas cercano esta a unos  ocho kilometros y encontramos un hospedaje baratito en el centro de la ciudad. Dejamos los trastos y yo me voy al encuentro de Gorka y compania. Despues de un monton de anios nos vemos al fin en la parte antigua de la ciudad, en la catedral de sant domnius. Es un puntazo reencontrarme con el tras tantos anios y la conversacion fluye recordando anecdotas del pasado y poniendonos al dia de nuestra vida durante estos anios. Tomamos algo y quedamos de nuevo a la noche. Antes de despedirnos, me hacen entrega de un sobre de jamon que me toca el corayon y hace que algunas lagrimillas se me escapen. El jamon esta sudando, carajo, y no veo la hora de meterle mano. Bueno pareja, nos vemos luego...


Ellos se van a dejar sus cosas al hospedaje y yo me voy a comprar unos tomates para le bocata con jamos que me voy a  apretar y hacer la colada. Una pinia colada me apetece, pero estoy de Gracita morales, ya veis...
A la noche volvemos a quedar, esta vez en el puerto de la ciudad donde nos quedamos charlando hasta que suenan los primeros truenos de una tormeta que se avecina y el aleman, aburrido con nuestras historietas en castellano se pira a dormir. Nosotros nos vamos a su hospedaje a tomar algo. Pruebo el lomo que tambien se han traido -yo no me junto con cualquiera- y nos despedimos con mucha alegria de haber coincidido al fin. Seguro que de vuelta todos en Santurce y Portu, volvemos a quedar.


10/06/2016 Dia 48 -Split - Imotski-

Nos levantamos pronto pero nos tomamos nuestro tiempo para desayunar y hacer las alforjas. Esta lloviendo de lo lindo y a mi me da muchisima pereya salir. Pero es lo que hay. Nos ponemos el chubasquero y venga, rumbo a Bosnia. Hoy nos despedimos de la costa y tiramos hacia el interior de la peninsula balcanica -que no los Balcanes-.


Mientras salimos de Split llueve bien pero una hora mas tarde deja de llover y viendo que sale el sol nos quitamos el chubasquero y cubrebotas. Yo estoy por quedarme en tanga y ser el comentario de nativas de la zona. No quiero que se les atragante el desayuno asi que a pesar del calor que tengo me quedo como siempre.



Cuatro horas mas tarde llega el primer puertaco serio. Hacemos una parada y aprovechamos para almorzar. Con solo mirar la subida se me atraganta la mortadela. Pues alla vamos. Durante un buen rato no hacemos mas que subir pero lo disfruto como un perraco. Preciosa pendiente que me pone los pelos de punta, regalandome unas vistas impresionantes del adriatico y las montanias que a partir de ahora seran nuetras hermanas. Horas despues, tipo , llegamos a un pueblo a escasos kilometros de la frontera con Bosnia. Es tarde y tenemos que cenar y buscar un sitio donde acampar de libre. En un hostal David descubre que los duenios hablan aleman y en un plis plas estamso sentados comiendonos un plato de pasta carbonara y poniendo la tienda en los bajos del hotel. El senior viene con unos colchones y todo.


11/06/2016 Dia 49  -Imotski - Mostar-

Amanecemos con buen tiempo y este simple hecho ya nos hace sonreir. Con que poco uno se puede sentir genial... El dia comienya durisimo sobre la bici. Rampas de hasta el doce por ciento. Llegar a Bosnia tiene lo suyo. 

Una vez cruzamos la frontera, pedimos agua en una casa y el senior nos invita a pasar. Nos llena los bidones de agua, y nos trae dos zumos enormes. Los tomamos y aparece con dos chupitos de algo dulce. Los tomamos y decimos aupa ahiiii y cuando hace amago de ir a por algo mas le decimos que arrancamos que sino nos vamos a gatas...

Cuesta arriba y cuesta abajo hacemos los primeros kilometros en Bosnia. En un super paramos a comprar frutos secos y algo dulce y un senior se nos acerca y nos da unos platanos. A lu ci na mos...

Hacia las dos, y despues de subir un puerto eleganton, y bajarlo por supuesto, entramos en Mostar, quinta ciudad mas grande Bosnia Herzegovina y una de las mas castigadas por la guerra de Yugoslavia. La entrada a la ciudad es especial. Es una mezcla entre una ciudad cosmopolita cuyos edificios conviven con los escombros de los edificios que fueron bombardeados durante la guerra. Graffittis, cascotes, coches alemanes y rusos antiguos,... ummm Bosnia Herzegovina is different.

Llegamos a un youth hostel donde compartiremos habitacion con  personas mas. Genial. Dejamos las bicis y a dar una vuelta. Subimos a lo alto de un edificio en ruinas, aconsejados por el del hostel, y el panorama es sobrecogedor. Mostar esta dividida por un rio y su puente viejo. A un lado del rio se encuentra la comunidad musulmana y al otro lado la catolica. Una con iglesias y la otra con mezquitas Por otro lado esta la nueva Mostar donde se han asentado las grandes marcas de ropa, fasta food internacionales,... y la vieja


Mostar donde
sus edificios antiguos te hacen viajar, si las hordas de turistas te lo permiten, a un pasado donde los otomanos musulmanes, serbios ortodoxos, croatas catolicos y un sinfin de tradiciones culturales, politicas y sociales convivieron durante anios. La guerra hace escasos  anios que ha terminado y aparentemente conviven con respeto. Pero si preguntas y escarbas, ....Maniana por ejemplo juegan Croacia contra Turquia y aparentemente puede haber algun altercado en la calle. Es lo que hay. El futboll como excusa de nuevo para la gilipolled y la irracionalidad. Voy a intentar empaparme de toda la informacion que pueda sobre la guerra de yugoslavia y anteriormente de los balcanes. Se que es un tema que nunca es facil de tratar pero es fascinante que hace escasos anios hubiese un exterminio a las puertas de nuestras casas y no sepamos casi nada acerca de el. Alvaro, un chico madrilenio con el que coincidido me cuenta algunas cosas sobre este periodo belico y me confirma que Sarajevo merece mucho la pena visitar.

El domingo nos quedaremos en Mostar a seguir viviendo su ambiente, a descansar que yo quiero un descanso para mis nalgas y cachabas, y hacer cosas que no hago cuando me paso el dia en bici, como leer, escribir o simplemente no hacer nada mas que mirar a sus habitantes y sonreir.

Me quedo con ganas de contaros mil cosas pero el tiempo se acaba. Tengo secuestrado el ordenata del hostal y la gente me esta mirando mal...  Hasta la semana que viene pues.

Hvala Mostar  - Eskerrik asko Mostar - Gracias Mostar

12/06/2016 Dia 50 (Descanso en Mostar)

El día lo destinamos para recorrer Mostar, probar el café bosnio y su tradicional forma de prepararlo, seguir saboreando los bureks (tipo de pastel salado hecho con pasta filo rellenas de queso, carne, espinacas,…), cruzar el Stari most o puente viejo, empaparnos de la lluvia por fuera y la cerveza por dentro y al fin y al cabo destinar el dia para lo que mas nos apetece: descansar.
Mañana nos espera la etapa reina de esta semana. 126 kilometros para llegar a Sarajevo. En medio, un par de puertos duros y la predicción de un tiempo de perros. Ya sé que no hay que confiar mucho de las predicciones, al final no son para tanto, pero no puedo evitar sentirme algo intranquilo ante la paliza que me espera. Espero dormir bien y despertarme a tope.



13/06/2016 Dia 51 (Mostar - Sarajevo)
Me levanto a las 7  preparo mis cosas. Compro unos dulces para el desayuno y unos bureks para el camino. A las 9 estamos listos para comenzar el viaje.
La salida de Mostar trascurre sin demasiado tráfico. Pedaleamos a la vera del rio Neretva, que nos acompañará gran parte del día de hoy. El tiempo nos vuelve a acompañar, luce el sol, y eso nos aporta la confianza que tal vez ayer nos faltaba.
La carretera se va llenando de automóviles pero no es especialmente peligrosa. Cruzamos muchos puestitos callejeros de fruta y verdura de temporada atendidos por señoras de cierta edad. A mi paso, una de ellas me saluda con la mano y me regala una de las sonrisas más bellas que he recibido durante el viaje. La respondo e intento grabar en mi mente esa sonrisa humilde, inocente, espléndida.
A lo largo del viaje son muchísimos los coches y camiones que nos pitan y saludan, sacan la mano de la ventanilla, nos hacen fotos. Nos sentimos agradablemente acompañados aunque pronto comenzamos a cruzar una sucesión de túneles que a pesar de estar iluminados no son de nuestro gusto. Intentamos pasarlos acelerando el ritmo pero algunos son largos y a mi se me hacen pesados. David tiene un ritmo más alto y le pierdo de vista al mismo tiempo que las pendientes comienzan a acentuarse. Voy disfrutando del camino, de las vistas, estamos rodeados de montañas majestuosas, cubiertas de vegetación abundante de un color verde oscuro melancólico.
A las 2 decidimos parar para comer, justo antes del primer puerto duro del día. Me meto todo lo que me cabe, burek, bocata de mortadela, fruta,…y hasta un café que me pide el cuerpo, perezoso por lo que le viene.
Decidimos que David me esperará en Sarajevo, pues parece que va a llover y no queremos que arriba del puerto se quede helado esperando. Comenzamos la ascensión y pronto le pierdo de vista nuevamente. Seguido comienza a llover pero es una lluvia ligera. La gente sigue saludandome y si me cruzo con alguien que no me sonrie, al sonreirle yo me ofrece un caluroso saludo. Algunos bromean y me llaman Armstrong. Espero no haberme dejado la crema del café en la nariz…
La cosa se pone fea, con pendientes largas y cada vez más duras, pero pongo un ritmo suave y poco a poco avanzo. Aprovecho los descansos para grabar con la Go Pro y echar alguna foto. Hora y media después llego a lo alto y comienza una bajada divertida. La pena es el frio que tengo, así que hago el truco de la vieja escuela, papel de periódico en el pecho, la barriga y los riñones. Parece que llevo el mejor abrigo del mundo, ni gota de frio. Y ahora si que disfruto. Hay niebla y no aprecio muy bien la vistas pero me las imagino. Imaginación al poder!
Comienzo el segundo puerto, que realmente son un par de pendientes de relativa facilidad y pronto me encuentro descendiendo hacia Sarajevo. A 20 km paro para comer algo y tomarme un chocolate caliente de máquina. Lo de menos es el sabor. Solo quiero algo caliente.

Arranco de nuevo hacia Sarajevo y la entrada a la ciudad es interminable. Muchos kilometros para llegar al centro de la ciudad. Pero estoy emocionado. Sarajevo al fin!! A primera pasada no me parece una ciudad espectacular pero estoy seguro que encontraré su rincones mágicos.
Llego al hostal donde nos quedaremos estos días (no tenemos muy claro cuantos dias quedarnos. Yo creo que 2 o 3 y David quiere quedarse mas días). Son las 8 y solo nos da tiempo a ducharnos e ir a cenar algo. Yo estoy reventado, y cuando volvemos al hostal charlamos un rato con el dueño que está con sus amigos fumando una cachimba o argila. Una ve en la habita me tumbo y me quedo frito.

14 y 15/06/2016 Dias 52 y 53 (Descanso en Sarajevo) 

Nos levantamos y contemplamos las vistas de Sarajevo, una ciudad mayoritariamente musulmana. Nuestra ventana da directamente a una de las muchas mezquitas de la ciudad y pronto escuchamos la llamada al rezo. Estamos en el mes de Ramadan, y será muy curioso ver cómo lo viven aquí.
David no se encuentra muy bien, así que le llevo a la habitación algo para que coma y luego me voy a dar una vuelta mientras se queda durmiendo. Desayuno y me rapo el pelo en una peluqueria (hay muchisimas en la ciudad, y aunque también me quiere afeitar le digo que guarde la cuchilla que esta barba canosa pero atractiva no se toca ;-). Comienzo recorriendo la Stari grad o parte vieja de la ciudad y me encanta lo que veo. Se trata de una ciudad donde conviven musulmanes, católicos, ortodoxos y judíos y cuya historia no va a dejar de sorprenderme.
Llego a la esquina donde en 1914 mataron al archiduque Francisco Fernando de Austria (Franz Ferdinand) y a su mujer, lo que propició el comienzo de la primera guerra mundial. ?Quien no lo ha estudiado en el colegio? Otra cosa es quién se acuer... Yo no me acordaba que había sido en Sarajevo, pero ahora que estoy aquí mismo, sé que no se me va olvidar. Visito el museo situado en la misma calle del asesinato y me empapo de datos y parte de su historia. Intentaré no daros mucho la chapa pero algunos datos creo que merecen la pena.

Durante la segunda guerra mundial y el intento de las tropas fascistas croatas por invadir Bosnia se crea bajo la dirección del mariscal Tito, la conocida como segunda yugoslavia, una federación socialista que duró hasta 1991. A la muerte de Tito, a principios del siglo xx, y ante la gran supremacía Serbia, paises como Eslovenia y Croacia se declaran independientes y abandonan Yugoslavia, aunque en el caso de Croacia, después de numerosos conflictos y asesinatos. En Bosnia se desarrolla un referéndum y el 96% de los votantes lo hacen a favor de la independencia y es en este momento cuando los Serbios residentes en Bosnia, apoyados por el ejercito Serbio que era esencialmente el ejercito yugoslavo, comienza a atacar y a masacrar a la población Bosnia en su propio país. Pero la versión de lo Serbios es diferente y ellos declaran que fueron ellos los perseguidos dentro de Bosnia. Cada barrio cuenta la historia según le conviene, pero lo que no se puede cambiar son los hechos, los muertos y los daños de uno y otro bando. Se produce el sitio de Sarajevo, que durará 3 años, durante los cuales la ciudad queda incomunicada, rodeada por tropas serbias que diariamente bombardean la ciudad y causan miles de muertos y heridos. Tras visitar el museo de historia nacional y hacer un free tour por la ciudad,  me entero de algunas curiosidades de estos 3 años de asedio, como por ejemplo la existencia de un túnel que comunicaba la ciudad con el exterior y que pasaba por debajo del aeropuerto y que les permitió evacuar  a heridos e introducir armamento y provisiones. Bosnia no tenía ni ejercito cuando comenzó la guerra y tuvieron que organizarse rápidamente. La gente ante el peligro de usar las zona publicas para la cosecha de alimentos, comenzó a usar sus balcones para hacerlo. Cebollas, tomates, ajos… Hacían la vida en las cocinas de las casas, que era el lugar más seguro de las mismas, y allí comian, se calentaban y dormian. 3 añitos enteros. ¿Dónde estaba yo, me pregunto? Con 13 años escuchando las noticias como si se tratase de otro planeta, y era a la vuelta de la esquina... Finalmente en el año 1995 terminó el asedio en Sarajevo, aunque en algunos pueblos de Bosnia como Srevenika se produjo una cruel matanza de su población musulmana por parte del ejercito serbio.
Esto hace apenas 20 años. Aun hay edificios con huellas de los ataques. Parece mentira que haga tan poco tiempo de todo esto. A pesar de ello durante estos ultimos años Sarajevo ha sido nombrada ciudad mundial de la convivencia. En ella conviven bosnios, serbios, croatas,… musulmanes, catolicos, ortodoxos, judios. Llamadas al rezo, campanas que replican. Actualmente tienen 3 presidentes (uno musulman, otro catolico y otro ortodoxo) y esto hace que no se produzcan avances significativos políticamente hablando. Hay un 40% de paro y a pesar de todo esto al pasear por sus calles te sientes rodeado de simpatia, de respeto, de tolerancia y comunicacion. Burkas, tirantes, cachimbas, biblias y coranes pasean juntos por la ciudad. Y a todos ellos les gustan los helados. Así que me siento aceptado allá donde voy. Los musulmanes son mayoria, pero es muy curioso que son musulmanes europeos, es decir, blanquitos, vestidos como cualquier europeo. La mayoria de mujeres no van tapadas con velos ni nada por el estilo y aunque es ramadan los bares y resturantes están llenos a cualquier hora del día. El borboteo de las cachimbas y los dulces me atraen y paso estos días paseando, visitando, charlando con musulmanes, acudiendo a mezquitas en las que en vez de rezar a Ala me dedico a meditar, probando los maslanicas, los delek, bureks y cevapcicis. En fin, disfrutando de esta ciudad que me ha cautivado con los cinco sentidos.








David ha decidido quedarse unos días más y yo que mañana parto rumbo a Montenegro. Salimos un poco de jaia y lo pasamos genial por los garitos de la ciudad. Hay mucha marcha y se ve que a la gente le gusta divertirse. No nos explicamos muy bien como es posible que habiendo pasado solamente 20 años de la guerra y con un 40% de paro.la ciudad sea tan animada, no sea para nada peligrosa, no haya apenas gente pidiendo en las calles y todo el mundo vaya tan bien vestido…vamos, que los tirados somos nosotros que parecemos sacados de la gran evasión… Nos iremos con la intriga pero seguro que alguno me la resuelve pronto.
16/06/2016 Dia 54 ( Sarajevo - Foca )
Me despierto temprano y doy un ultimo paseo por Sarajevo. Hago unas compras y quedo para desayunar con David. Nos damos un buen homenaje y nos despedidos con cierta pena. Han sido 10 dias magnificos de viaje acompañados y estamos seguros que nos vamos a volver encontrar, lo que no sabemos muy bien es dónde. Pero es solo un hasta luego, eso está claro. Cuando nos hemos despedido y me subo a la bici, comienza a llover, como si de una señal se tratase. Nos miramos y nos echamos una risas. Decidimos hacernos un café y esperar un rato. Al de media hora ya ha escampado y ahora sí, me voy.
Salgo de Sarajevo algo extrañado, como si me faltase algo. Es la primera vez que estaba dos dias enteros sin coger la bici. Los extrarradios de Sarajevo son muy diferentes al centro cosmopolita aunque sigo sin sentir ni un leve peligro. Entre mi mapa y alguna indicación de algun viandante voy tomando las carreteras que poco a poco me sacan de la ciudad. El viento hoy juega en mi contra y recuerdo aquellos vientos franceses. Woww han pasado ya tantos días y tantos kilómetros desde esos pimeros dias que no me lo creo.Ya he pasado el ecuador del viaje y parece que fue ayer cuando preparaba a Polaris por primera vez.

La carretera es tranquila y las pendientes bastante asequibles, hasta que oppss comienza un puerto que me tiene entretenido algo más de hora y media. Como mientras pedaleo nuevamente, hasta que 20 km antes de mi destino decido que tengo que descansar algo. Me tomo una cocacola (la segunda del viaje) y como algo que llevo en las alforjas. Retomo el camino y a eso de las 7 llego a las afueras de Foca donde encuentro un sitio junto al rio Tara donde acampar. No me apetece cocinar, así que me abro unas latass de atun y me las zampo, en plan vago total. Luego algo de fruta. Cereales con leche. Unas galletas. Lo sé…. Mal hecho, peeeeero tengo un estómago hecho a pruebas de balas. Gracias abuela por la herencia!
17/06/2016 Dia 55 ( Foca - Stepen  )
Hoy es la etapa reina de este tour, o así parece. No serán muchos kilómetros (78km) pero sí habrá bastante desnivel acumulado.
A las 9 estoy en marcha y desde el kilometro 1 no hago más que subir. Las pendientes van aumentando hasta llegar al 12%. Me paso así gran parte de la mañana. Tirando hacia arriba,contra el viento, que está peor que ayer y en un par de ocasiones a punto está de sacarme de la carretera. Las subidas con el viento en contra se hacen interminables y con lo despacio que voy se trata más bien de un ejercicio de equilibrio más que de fuerza bruta. Se aquí al circo del soleil.
A las 2 estoy descendiendo y al rato vuelta a subir. Paro y como lo poco que me queda. Por aquí no hay casi tiendas donde comprar. Solo me he cruzado con casas perdidas y algun restaurante al que he decidido no entrar, así que me toca comer lo que hay. Sigo el viaje, cruzo un parquen nacional y contemplo sus picos nevados, sus crestas mirándome desde el infinito, yo, un simple caracol sudoroso, os saludo.

A las 6 llego a mi destino. Lo que yo creía que iba a ser un pueblito, resultan ser 10 casas desperdigadas. No hay tienda ni bar ni nada pero me da igual, aquí me quedo, no me da el cuerpo para más historietas. Pido en una casa agua, y me llenan los bidones. Avanzo un poco y veo una iglesia ortodoxa. Parece un sitio tranquilo y buscando el lateral que me refugie del vientazo, me monto el chiringuito. Ceno pasta cocida, con sal y chorrito de aceite. Casi medio kilo. Me hubiese comido un kilo entero. Pongo la tienda, y a las 8 estoy dentro. Gabon.

18/06/2016 Dia 56 ( Stepen - Brgat Donji )
La noche ha sido movida. El viento golpeaba la tienda y me he despertado varias veces. Me ha costado dormirme nuevamente. Estoy volviendo a soñar miuchísimo y me supone un agradable ejercicio el recordar los sueños a las mañanas y pensar qué carajo quieren decir.
Desayuno cereales con agua y a tirar millas. Hoy el viento se ha callado al fin y pedaleo fresco y con ritmo. Decido que ya que estoy camino de Montenegro y que voy a pasar tan “cerca” de Dubrovnik me voy a desviar y voy a conocer la perla del Adriático, que narices. Ya que estoy aquí no me voy a  quedar sin verla. Tengo ganas, tiempo y fuerzas de sobra para llegar a ella. Vamos allá!!!! En dos horas llego a Bileca, donde hago unas compras salvajes (qué malo eso de ir a comprar con hambre) y me tomo mi tiempo para comermelo todo. Es una burrada así que dejo un trozo de burek y alguna cosa más para la comida.
Vuelvo a arrancar, esta vez dirección a Trebinje. De nuevo con las subiditas... Las vistas son maravillosas, bordeo un lago inmenso y aprovecho para grabarles un video a Matxalen, que ayer fue su  cumple, y a Sergio, Rakel y Joli. Ayy mis queridos Frágiles, pronto nos reuniremos de nuevo!! Los últimos 5 km descienden espectacularmente hacia esta ciudad de mayoría Serbia, y que ya se siente próxima a Croacia. Hay muchos turistas y mucho comercio. El pueblo tiene un puente famoso construido por el imperio otomano a finales del siglo XV y yo después de cruzarlo con Polaris me voy a un bar y me tomo una birra. Error. Con la paliza de estos dias me da un sueño que no paro de bostezar. Busco un banco en un parque público y me tumbo un ratillo junto a un señor que toca el saxofón. Me adormilo y al rato el señor se me acerca y comenzamos a charlar. Es de Macedonia, gitano con orgullo y dedicación. No se cree que venga desde España. Me dice que aquí muchos saben castellano porque todos ven series españolas, como por ejemplo Graciela, Señora Maria, Amparito,… Yo le intento explicar que deben ser sudamericanas pero no parece entenderlo muy bien. Acabo aceptando las series como mis preferidas y hasta recordamos anecdotas de algun capitulo. Jajajaj me meo!! En un rato va a tocar a la entrada de una boda y me invita a ir a oirle. Así hago. Luego nos despedimos.
Dirección a la frontera Bosnia con Croacia no se ve a nadie. Es todo sequísimo y no puedo desviarme ni para buscar un sitio para dormir ni para echar un carajón ya que esta zona esta llena de las advertencias de minas antipersonales puestas durante la guerra de Yugoslavia y aun sin desactivar. Así que aprieto el culo como si llevase cremallera y aurrera!!
Subidas de nuevo, no podía ser de otra forma. Finalmente, antes de la frontera, una bajada espectacular. Junto a la de Mónaco, una de las más divertidas. Cruzo la frontera y un par de kilómetros después veo una iglesia en un desvío. Tomo el camino y llego a una iglesia con un cementerio.

El lugar perfecto para pasar la noche. Dejo las cosas, me alejo para echar una plasta, vuelvo más relajadito, me hago la cena, leo, me ocupo de Polaris, veo atardecer (a veces, sin duda alguna, la realidad gana a la ficción) y me voy a sobar. A las 10, como un tronco pero esta noche me vuelvo a despertar varias veces, soñando y costándome dormir nuevamente. Finalmente caigo inconsciente.

19/06/2016 Dia 57 (Brgat Donji - Dubrovnik)
Arriba a las 6 y después de meditar un poquito, rumbo a un camping a las afueras de Dubrovnik, que el que hay en la ciudad tiene un precio que ni con las tarjetas black. En apenas 30 minutos estoy en el. Es un camping cutre y barato, como anillo al dedo! Pongo la tienda, me ducho, que después de 3 dias de acampada libre lo necesitaba urgentemente, hago colada y algunas compras.


El cielo está plomizo y amenaza con llover pero me voy a Dubrovnik a ver qué tesoros tiene que mostrarme. En efecto se trata de una ciudad con mucho encanto. El imperio otomano la respetó y decidió no conquistarla a cambio de que pagasen un tributo anual pero en el año 1667 sufrió un terremoto que además de llevarse a gran parte de la población destruyó gran parte de la ciudad. La reconstruyeron hasta que hace 20 años nuevamente fue destruida, esta vez por el ejercito Serbio. Eso sí, han hecho un trabajo asombroso para levantarla de nuevo.

He pasado el día paseando por sus calles, esquivando tantos turistas que como yo invaden la ciudad y buscando los sitios más tranquilos para sentarme y descansar un rato. Y he paseado por Desembarco del Rey!! Los que sigan Juego de Tronos sabrán de lo que hablo. Jajaja me ha encantado imaginarme a los Lanister por allí,,, Eo sí, que nadie me diga nada de los nuevos capítulos de la 6 temporada!!!!! No quiero saber nada hasta que vuelva!!!!! EN TEN DI DO???? ;-)


Os dejo. La próxima semana se preenta interesantona. Seguiré conociendo Dubrovnik,  llegaré a Montenegro y seguido pasaré a Albania donde me reuniré con mi amiga Melita, en su segunda casa, Tirana.¿Queréis estar al tanto de todo y saber lo que se ha recaudado después de dos meses de viaje? Pues el próximo domingo tenéis una cita!!

Aquí estoy de nuevo!! Sí, la semana pasada os dejé sin noticias,muy mal,  pero hoy os pongo al día de todo lo vivido estas dos semanas. La semana pasada la disfruté en muy buena compañía y realmente no quería perder ni un segundo aislándome delante del odenador. Y en los días posteriores no fue fácil conseguir wiffi! A ver si la espera vale la pena!!


20/06/2016 Dia 58 (Descanso en Dubrovnik)


Ayer dediqué el día a ver los lugares más representativos de Dubrovnik así que hoy me tomo mi tiempo para pasear fuera de sus murallas, contemplar la ciudad desde sus alrededores y visitar los castillos que la acompañan, dedicar gran parte de la mañana a tumbarme a la bartola junto al mar. Me doy unos cuantos bañitos, con las vistas de su puerto, su muralla, los ferrys que vienen y van
A la tarde regreso al camping y me hago una cena de capitán general.Después del ágape, me voy a la playa junto al camping. Está anocheciendo y la luna casi llena me tiene entretenido un par de horas. Nada más que ella. Y el todo que nos une.




21/06/2016 Dia 59 (Dubrovnik - Kotor)
Descanso espléndidamente, me levanto temprano y tras un buen desayuno, adelante con el viaje. La costa croata se mantiene fiel a sus señas de identidad y el sube y baja contínuo me acompaña desde que me reuno con Polaris. Ahora en cambio, después de pasar una semana en Bosnia, no me parece tan agotadora. Tal vez sea el descanso de ayer en Dubrovnik o que tengo el día más espléndido o que estoy más en forma que semanas atrás, pero voy sortenado los diferentes desniveles a buen ritmo. Me pongo musiquita y disfruto el camino, escuchando temas que hacia tiempo no disfrutaba y que le dan un color especial a los paisajes con los que me cruzo. Algunas canciones adquieren una dimensión especial, y con un par de ellas se me pone la carne de gallina. Pedaleo en otra dimensión, absorto en mis emociones y sensaciones.


Cruzo la frontera y entro a Montenegro. Voy avanzando y el paisaje se transforma. El mar infinito da paso a una bahía que se asienta bajo montañas espectaculares. La carretera transcurre junto a su orilla y se distingue a lo lejos Kotor, mi destino. Llego a las 3 y me encuentro con un pueblo medieval precioso. El camping está a 7 km y creo que no es una buena idea irme hasta allí.  Encuentro una oferta en una habitación compartida y allí me voy. Ducha, charleta con gente del hostel que me cuenta varias historias de pueblo y salgo a conocerlo. Lo más curioso es la visita a la muralla que rodea el pueblo y a la que llego tras subir más de 1600 escalones. Esta muralla la construyeron para defenderse de los godos sobre el año 500 d.c pero a lo largo de los años se vio superada en numerosas ocasiones.
Al bajar nuevamente al pueblo, paseo por sus calles y me tomo algo con sus nativos, mientras intento practicar las palabras que conozco en su idioma. Pronto cambiamos al inglés porque les veo bostezar….
Una vez en el hostel la cama es una recompensa de campeonato.

22/06/2016 Dia 60 (kotor – Ada Bojana)

Mientras desayuno charlo con la recepcionista, que me recomienda ir a una playa un tanto alejada de la costa de Montenegro.Parece buen plan. Conozco a Naima y Guillermo, dos brasileños encantadores con los que me paso un buen rato hablando. Me da pereza salir pero a eso de las 10.30 decido marcharme. Hay 33 grados en la sombra y mientras pedaleo parece que son 333.
El día se me hace terrible. Tal vez el más duro desde que salí de casa. Los puertos se me hacen interminables y una vez arriba, para arriba otra vez, y luego abajo y arriba. Y de nuevo hacia arriba. Ohh una bajada. Pues después ya sabes lo que te espera.. El calor aprieta como nunca y estoy hasta la narices. Me pongo musiquita, a ver si así me alegro algo, pero uffff…. Qué duro.
A eso de las 6 llego a un cruce donde debo pensar si tomar rumbo a Albania o desviarme a la playa recomendada. A la playa que me voy. Total, son 20 km de nada… Para las 7.30 llego a la playa, destrozado después de más  de 100 kilometros montenegrinos. Y qué os voy a decir? Pues una playa, sin más. Tal vez sea que tengo el día cruzado, el morro carcomido, el entrecejo arrugado,… pero no me creo que me haya desviado para esto. Bueno, me doy un baño y bajo el hinchazón emocional. Veo que está prohibido acampar bajo sanción así que ceno algo y espero a que todo pichichi avandone la playa para tumbarme en mi esterilla, taparme con el saco  y pasar el rato mientras intento dormirme. Espera que me rio…JA JA y JAAAAAAAAA Mosquitos cabrones que se me pegan a las manos, a las orejas, a la calva.  Hago la de Darwin y me convierto en buho. BUUU buuu BUUUUU Toda la noche despierto.

23/06/2016 Dia 61 (Ada Bojana- Shkroder)

A las 5 de la mañana estoy ya en la bici, dirección Albania, deshaciendo los kilómetros de ayer. Es un lujo pedalear a estas horas. El ambiente es único y las sensaciones totalmente diferentes. Estoy contento y estoy seguro que se presenta un gran día. Es la hora de los perros callejeros así que también me entretengo con ellos. Ningún susto. Solamente algún ladrido por mi parte.

Llego a la frontera con Albania a las 8 y el de la aduana me da mucha bola. 
Nada más cruzar la frontera, noto un cambio mayor que al cruzar otros países. Cuando llego a Shkroder todo se acentúa mucho más. Un pequeño caos de motos, coches, bicis (manejadas por gente mayor, lo que me encanta). Parece no haber reglas ni en los cruces ni en las prioridades, pero claro que las hay. Puestos callejeros, un país laico (no de boquilla,sino de vedad!), y me gusta lo que veo. Si llego aquí la primera semana de viaje, tal vez no lo hubiese disfrutado tanto, pero ya siento mi culo tísico con más callo y disfruto la entrada a la ciudad
.
El camping al que me dirijo y que me ha recomendado Melita, mi amiga de Santurtzi, está un poco alejado de la ciudad pero hoy sí que merece la pena hacer unos kilómetros de más. Se trata de un camping de 5 estrellas, económico a tope, y que es un auténtico PARAÍSO. Junto a un lago….ohhhhh….. ya me dejarán entrar???

Paso la prueba. Recibo un mensaje de Melita diciendo que viene a verme desde Tirana con su familia. Toma ya!!! Me duermo un par de horas y a las 3, nos reencontramos! Es muy especial volver a encontrarme con ella, y en Albania! Parece que fue ayer cuando el día de mi despedida  hablábamos de este momento y yo no estaba del todo seguro que fuese a llegar. Y aquí estamos. Conozco a su hija Iva, su hermana preferida (solo tiene una), y a su cuñado preferido. Nos vamos a comer a un sitio de bandera, junto al lago, donde probamos las delicatessen del país y la pesca del lago en salsa y a la teja. Comida para un regimiento,y somos cinco. No sobra nada. Tras la comida, el vino y la charla sobre la historia de Albania, bajamos al lago y chapuzón al canto.
Estoy feliz de estar con gente que me conoce y a la que aprecio. Es un regalo y cuando a la noche nos despedimos en el camping, me alegra saber que en dos días nos reencontraremos de nuevo en Tirana.

24/06/2016 Dia 62 (Descanso En Shkroder)



Día para despertarme. Dormirme de nuevo. Levantarme. Baño. Desayunar. Leer. Baño. Hamaca. Arreglar bici. Baño. Comer. Hamaca. Baño. Siesta. Comer. No hacer nada. Hacerlo todo. Contemplar, escuchar, sentir. Vivir.






25-26-27/06/2016 Días 63,64 y 65 (Shkoder- Tirana y descanso)



Para evitar pedalear con tanto calor madrugo y a las 6.30 ya estoy de camino a Tirana. Me encanta reconocer lugares nuevos junto a Polaris. Marcamos el ritmo que nuestros ánimos acuerdan y contemplamos cómo cambian los paisajes. Aún tratándose de una carretera monótona como la de hoy, se trata de un viaje maravilloso. Quién me iba a decir hace unos años que iba a estar pealeando por Albania?

Llego a Tirana sobre las 13.30 y al de nada aparecen Melita e Iva. Y desde este momento comienza mi paréntesis en Itaka, o más bien en Tirana, que ha pasado aser mi paraíso.. Abrazos, la puerta de una casa, delicias gastronómicas, visitas de altura, albornoces con glamour, risas sin licencias, rutas de helado, catas de queso, masajes de Lin el masajista de la dinastía Pinpanpun, una familia con los brazos abiertos, un pueblito llamado San Jorge, una tormenta de verano, clases de Historia, agricultura y generosidad a cargo de toda una eminencia, escucha, apoyo y mucho amor.  




Los días pasan volando. El Kasatë empata con los helados italianos, y la degustación heladera "De Tirana a Milán" ocupa el primer puesto en cuanto a puesta en escena. Intentamos convencer a Lin para que se venga conmigo en las alforjas, sonrie pero no mueve un pelo. Vamos a la embajada a votar de escaqueo pero una vez dentro no nos lo permiten -casiiiii-. Formamos la Sociedad "L@s delgaduch@s S.A" y rompemos el Ramadán cada cuarto de hora. Me paso 3 días intentando aprender a decir gracias en Albanés...  Me hacen entrega del paquete con productos carnicos que me han enviado mis aitas (medio cerdo en sus diferentes variantes, más o menos)  Podría quedarme el verano entero en estas condiciones y regresar a Santurtzi con 100 kilos de más y la bici de llavero, pero decido que tengo que reemprender el viaje. Además estos días me han servido para contagiarme nuevamente por el espíritu del viaje, observarlo desde otra dimensión y reconocer el sueño que ya estoy cumpliendo. El paréntesis debe cerrarse y reemprender nuevamente las historias del viajero de la delgada figura..

28/06/2016 Día 66 ( Tirana – Pogradec)

Comenzamos el dia desayunando como jabat@s para no romper el ritmo, compras para el viaje y a hacer las alforjas. Me despido de Melita, Iva y pongo rumbo a Pogradec. Un largo día me espera.  
Tengo las mejores indicaciones para salir de la ciudad y en un plis plas estoy en las afueras. De nuevo en la bici, junto a Polaris, descubriendo ahora las calles del corazón de Albania. Han sido días muy especiales y volver al camino es duro pero todo recupera su sentido. El viaje debe continuar por mucha pena que me provoque dejar esta ciudad, asi que aurrera!
Puertito al salir de Tirana que es como un golpecito en las costillas…aufchhh... ¿Y si paro a por un helado?......sigo adelante,bajo hasta Elbassan. Paro para comer un Burek y conozco a Timm. Me invita a tomar un café donde unos amigos. Allá que vamos donde su kuadrilla, unos chavales de unos 25 años, que me reciben encantados. Todo son preguntas, de uno y otro lado, y pasamos un buen rato juntos.

Continuo unas horas llaneando hasta que llego al puertaco de la jornada. Sudando hasta el ultimo trago de agua que di en Santurtzi, llego a su cima y ya sabéis lo que toca. Siiiii bajada a toda pastilla!! Qué bien se me da esto de avanzar sin dar pedales… Llego al lago Ohrid, al que he contemplado durante toda la bajada. El cielo está enladrillado y el sol se cuela por los huecos que el desenladrillador ha dejado. Avanzo junto al lago hasta Pogradec cuando comienza una tormenta de verano. Llego bastante cansado después de 125 kilometros. Pero llego a un hotel recomendación de Melita que me espera con una ducha tonificadora y una cena junto al lago. Es uno de los lagos más antiguos de mundo, junto al Titicaca y algun otro que no recuerdo. Recibe la mayor parte del agua de las grutas subterráneas que le comunican con las decenas de montañas que le rodean y sus aguas son totalmente cristalinas, dicen que por el bajo nivel de fósforo del agua. Allá a lo lejos, en la otra orilla del lago, está Macedonia. Brindo por ella.

29/06/2017 Día 67 (Pogradec – Ohrid)

Duermo hasta las 10. Auuu que a gusto caray!! Preparo todo, desayuno conociendo el pueblo y arranco hacia Ohrid.  El camino trascurre junto al lago, llaneando.
Llego a la frontera con Macedonia.  Unos kilómetros mas adelante conozco a James, americano criado en Grecia que viaja con su bici old fashion carraca,su guitarra y un flautín. Un grande. Compartimos dulces, frutos secos e historietas varias. Me doy un baño en el lago Ohrid. Unas horas mas tarde, cada uno sigue su camino.
Llego a Ohrid, ciudad milenaria con más de 365 iglesias, algunas de ellas con más de 1000 años de antiguedad. La ciudad tiene una zona turística importante ya que reciben muchisima gente durante el verano.

Encuentro un lugar donde dormir barato. Conozco a Eyup,un turco que viaja en moto. Vamos a conocer el pueblo y luego a cenar en el casco antiguo, donde mezquitas e iglesias descansan juntas y aportan color e historia a la ciudad.


30/06/2017 Día 68 (Descanso en Ohrid)

Decido quedarme a conocer Ohrid con Eyup. Es un tio super gracioso con el que hecho unas buenas risas, además de compartir experiencias y aprender las palabras básicas en turco.

A la mañana vamos en moto al monasterio de saint Naun, cuna del cristianismo en la Edad Media. Un viaje de 40km que en moto lo hacemos en un ratillo.

A la vuelta toca dar un paseo, seguir coociendo el pueblo, emprender el campeonato internacional de helados (Lejos de los Italianos o Albaneses), proseguir con el torneo de bureks y disfrutar de las vistas del lago. Sí,muy mala vida...

01/07/2017 Día 69 (Ohrid - Bitola )

Desayuno junto a Eyup y después de preparar la moto y a Polaris nos despedimos. Este mundo está lleno de gente maravillosa y me cabrea muchísimo que nos machaquen tanto con la política del miedo al desconocido, al que piensa o viste diferente, al que huye, al que no es de aquí sino de allá. Ama, ama y ensancha el alma, que diría Chinato!

Rumbo a Bitola cruzo un puerto que lo supero a ritmo entrecortado. Hace mucho calor y me vuelve a molesar algo la nalga izquierda, para más información. Te extraño, Li!!!!!!!!

Después de la bajada y picotear algo en una carretera desierta y sin una mísera sombra, comienzo el segundo y ultimo puerto del dia. Sufro una situación de bastante stress. Un par de avispas avanzan conmigo y no las hago mucho caso pero al rato tengo a casi 20 de ellas rodeandome. Tal vez la bandera reflectante las ha llamado la atención. e meposan en las manos, en los brazos, en la bici. No aguanto y comienzo a quitarmelas pero se ponen mas nerviosas. El puerto es durísimo y voy a paso burra pero con la rallada comienzo a darlo todo para llegar arriba cuanto antes. Cuando creo que algo chungo va a pasar con tanta avispa y tnto movimiento descontrolado sobre la bici, llego a lo alto y comienzo el descenso como si no hubiese mañana. Parece que las dejo atras pero se me queda el al rollo en elcuerpo un ratillo.

Avanzo llaneando (creo que hasta Estambul ya todo será llanear) y llego pronto a Bitola. Como tienen el alfabeto cirílico (Que lo usan en otros muchos países como en Rusia, Serbia,,...y que fue inventado, basándosae en el Alfabeto Griego, por un misionero ortodoxo en el siglo X) me cuesta un ratazo encontrar una dirección que tengo donde poder pasarla noche. Pregunto a la gente y parecen no tener ni idea. Después de casi 2 horas dando vueltas lo encuentro.


Dejo las cosas y me voy a concoer el pueblo, que fundó el mismisimo padre de Alejandro Magno por el siglo III a.c, cómo os quedáis? Hay un par de sitios interesantes que no me da tiempo a visitar ya que el hambre aprieta y me desvío para volver a comer rico y barato. El queso, aquí, como en Albania, es deporte nacional, y pienso que tal vez a la noche pruebe su helado de queso... 




02/07/2017 Día 70 ( Bitola - Edessa ) 

Madrugo, visito el Bazar de la ciudad, desayuno y vulevo a por la bici.
Pronto llego a la frontera con Grecia, y el calor comienza a apretar de lo lindo. Depués de una par de horas rodando por sitios desérticos sin ver absolutamente a nadie, el paisaje comienza a transformarse y volverse más verde. Decido abandonar la carretera nacional y tomar una secundaria, que aunque atraviesa un par de montes, bordea también dos lagos de los que me han hablando maravillas. Pronto me encuentro sudando nuevamente y suspirando... Llego a Kela, un pueblito donde como en su plaza, descanso y leo un poco y me pongo nuevamente en marcha.

Una tormenta coomienza a seguirme. El paisaje es precioso, con los lagos de fondo, y comienzo el descenso. Llego nuevamente a la nacional, con laque tras un par de horas más llego a Edessa, mi destino del día. Son las 6 y tengo que ver donde dormir. No hay camping y los hostales so carísimos así que comienzo a buscar algún parque. Empieza a llover, una tormenta de verano impresionante. Me cobijo en unos bajos y espero. Me acuerdo que en Grecia es una hora más, asi que adelanto el reloj y veo que son ya casi las 9.
Opto por dormir en el bajo de un edificio público pero quiero que se haga de noche. Voy a un bar, pido algo de beber y le pregunto al camarero si es seguro dormir en la calle. Me dice que sin problemas y seme empiezan a juntar muchos de los que están en el bar, interesados por el viaje. Me llevan a un sitio de música tradicional en vivo y estamos hasta las 12 de charleta. Antes de despedirnos me obsequian con fruta que recolectan.

Junto a Polaris me dirijo al sitio que tenía ojeado y alli pongo la esterilla y me meto en el saco. Noche sin sobresaltos.

03/07/2017 Día 71 ( Edessa - Thesalónica ) 

Me despierto a las 6, desayuno la fruta de ayer y a las 7 estoy en marcha. Carretera llana y con el sol recién levantado, en el este, hacia donde me dirijo por una carretera infinita, si una sola curva. Precioso momento rodando solo.

Las horas pasan y para cuando me doy cuenta he hecho casi 80km. Me voy acostumbrando kilometro a kilometro a los perros callejeros. Hay miles en Grecia pero los callejeros no molestan mucho. Suelen tenr pinta de cansados y a veces ni se molestan en ladrarte. Los que te periguen y te ladran solo lo hacen, como las personas, para que les hagas caso. Luego ya está. Son más peligrosos los perros pastores, que cuidan los rebaños, pero ayer solo me topé con uno y estaba el dueño cerca. Lo más importante es no ponerse nervioso, seguir adelante sin gestos bruscos que puedan hacerte caer, y en mi caso,les hablo con tono relajado, para que se tranqulicen, aunue tal vez lo hago para tranquilizarme yo. Me han contado algun truco como tirarles con el bidón de agua algunas gotas a la cara y se quedan extrañados, lo que aprovechas para apretar y alejarte. No sé, por ahora sin problemas. Tengo el palo que uso de pata de cabra de la bici pero ni lo he usado para amedrentar a los canes ni espero usarlo. El otro día mi amgo Zabala me mandó un consejo buenísimo para cuando haces acampada libre y sientes animales fuera. Hinchas unos globos (que previamente tienes que comprar, of course) y los explotas. Huyen pensando que son disparos. Otro truco interesante es que si tienes comida que huele, no meterla en la tienda, sino ponerla en una bolsa y colgarla de una árbol. Así te dejarán en paz.

A lo que íbamos...Estoy cerca de Thesalónica y descanso un poco para ver dónde hospedarme. Tampoco hay camping pero encuentro un hostal económico donde compartir habita. Una hora más tarde estoy en él, conozco a Victoria y Florine, suizas de viaje en bici, y me cuentan que a la noche hay concierto folky reggae en Thesalónica para recaudar fondos paa los refugiados. Me encanta el plan. Antes tengo que escribir estos últimos días en el blog y descansar un poco. Me quedaré dos días aquí, así que sin prisas



Y hasta aquí he llegado. Semanas preciosas que me han hecho sonreir y vivir el viaje con plenitud.
Y esto tiene toda la pinta de seguir así e incluso, por qué no, ir a mejor si cabe.
La semana que viene os sigo contando.

Por último comentaros que durante este segundo mes se han recaudado 100 € a través del número de cuenta del Blog. Es poco o es mucho? Pues ambos. Ya dije que todo lo recaudado será de gran ayuda para la escuela Balykian de Gorkha, y aunque podríamos recaudar más ayuda, el viaje aún tiene muchos meses por delante. Que estoy en la primera etapa aún!!! Hay tiempo para todo. Ahora mismo dos de los fundadores de Balabalika, Rafa y Bego, están en Gorkha y en breve nos mandarán algunas fotos y vídeos del lugar. La compartiré con vosotr@s en cuanto las tenga.

Un besote grande.
Buen camino.
Namaste. 
Semana muy dura de viaje. Muchos kilometros, calor y algún día de bajón emocional, pero sigo avanzando, con un objetivo en mente, Ankara y otro en el corazón, Nepal. No es tiempo para melancolías sino para dar pedales. Aprieta los dientes Gergori y disfruta del camino que esto es irrepetible.


04/07/2016 Dia 70 (Descanso en Tesalónica)

Mañana para romper la cama. Al final ayer hubo liadita. Nos juntamos un buen grupete. Las dos suizas, un finlandes, un tunecino y aquí el menda lerenda y nos piramos al festival reggae. A las 11 llegamos  y nos fuimos los últimos, tipo 6. Parecía que no teníamos casa y en realidad, así era. Hubo buena música, bastante gente, bebercio y mucho baile descontrolado. Llevaba tiempo necesitando una de estas y vale, ahora toca descansar.

La tarde la dedico a conocer la ciudad, no mucho la verdad, más bien tomar algo fresquito que hace muucho calor y no hay quien pare en las calles. En el hostal nos reunimos los que quedamos vivos, cenamos y a la cama. 

05/07/2016 Dia 71 (Tesalónica - Orfanio)

Amanezco pronto, preparo todo y desayuno. Me retraso un buen rato buscando la llave del candado de la bici. Tengo que deshacer todo de nuevo y finalmente aparece, cuando ya me mascaba la tragedia. Y es que ya me dijo mi aita, que con mi cabeza, me trajese una copia de la llave. Y así hice, pero una de ellas ya se perdió quién sabe dónde...

Para comenzar el día, ascensión de 700 metritos. A partir de ahí, llanear y silbar. O casi. Me zampo unos bureks, espero a que pase una lluvia de verano mientras hablo con el dependiente que quiere ir a Barcelona este verano. Yo le vendo Santurtzi la mar de bien pero no sé si colará. Sigo adelante. Vuelve a llover. Kilómetros junto a lagos preciosos. Llego nuevamente al mar Egeo. Unas horas más tarde, paro en una playa de Orfanio. 

Estoy cansado, así que me doy un baño. Tomo el sol. leo y comienzo a buscar un sitio para dormir. Al final decido que duermo en la playa. Ceno, y cuando se empieza a ir todo el mundo y se hace de noche, saco la esterilla y el saco y a dormir. Nuevamente los mosquitos. Decido poner la tienda, solo la mosquitera y hoy sí duermo como un campeón..   



06/07/2016 Dia 72 (Orfanio - Petrochori)

Me despierta un perro justo cuando amanece. Me levanto, recojo, desayuno algo  y entablo conversación con Pelambres, que sigue a mi lado y que me acompañará los primeros kilómetros del día.

Emprendo el camino bordeando la costa. El viento está en mi contra desde que salí de Tesalónica (y así estará hasta llegar a Estambul) y a ratos agobia ver que no avanzas tan rápido como quisiese. Me entretengo cantando, pensando en los planes que haré a la vuelta en casa, con la familia, los amigos. Quiero disfrutar de estos días pedaleando pero poco a poco empieza a ser inevitable pensar que pronto estaré de vuelta. 

A las 7 llego a Petrochori, pueblito cerca de Xanthi. En el parque del pueblo me cambio,  me hago la cena ante la mirada de sus paisanos. Cuando termino se me acercan dos hombres, un Kazajo y un Georgiano, que no hablan ni papa de ingles, solo ruso y algo de Griego, pero aún así les explico qué hago ahí. Inmediatamente me invitan a seguirles y me llevan a casa del primero de ellos. O más bien a la huerta donde vive. Me invita a café, a lavarme los pies, a cenar. Me habla de cuando fue soldado para la CCCP. Lleva tatuado en la mano el símbolo comunista que le permitió, durante un tiempo, acceder a diferentes lugares sin tener que enseñar papeles. Luchó en Ucrania y hoy día, con Parkinson y sin trabajo, vive como puede. Me enseña las fotos de cuando era niño, de sus padres llevados a campos de exterminio,… A la noche vienen sus amigos, también Kazajos y cada uno trae algo para mí (tabaco, dulces,..). Pasamos las horas riendonos entre gestos y trucos de magia. Cómo agradecerles todo esto? Nunca podré pero lo bonito es que era desinteresado y ahí queda eso para siempre. Gente que seguramente nunca vuelvas a ver y de la que siempre te acordarás. Pelos de punta.

07/07/2016 Dia 73 (Petrochori - Makri)

A las 6 arriba y Lambi (apodo del Kazajo) ya me tiene preparado el café. Tras abrazos y señas de agradecimiento retomo el viaje. Una parte de mí se queda en este pueblo al que el azar me hizo llegar ayer.

Pedaleo toda la mañana, junto a plantaciones de tabaco, bajo un sol que abrasa. En Komotini, un señor me para y me invita a tomar un refresco. Tampoco habla ingles ni yo griego, así que más mímicas que nunca. Gracioso. 

El día es algo monótono hasta que llego a una zona montañosa que me recuerda lo que eran los cambios de piñones. A las 7 llego a Makri, un pueblo sobre un alto junto al mar. Por él pasa la antigua calzada romana que unía Roma y Constantinopla y dondese encuentra la cueva del Cíclope. No de Polifemo, pero sí de uno de ellos. Paso la noche ahí, con el horizonte abierto como hermano. 

08/07/2016 Dia 74 (Makri - Alexandroupoli)

A las 7 estoy en la bici y he decidido que hoy me quedo en Alexandroupoli descansando. Encuentro un camping barato junto a la playa y a las 10 tengo el campamento instalado. Me doy un baño y me quedo dormido un buen rato. Han sido días largos, duros, con mucho calor y sin dormir muchas horas. Necesitaba este relax tanto….

Estoy en la playa hasta que me entra el hambre. Me voy al pueblo caminando. Allí como, paseo, disfruto de las vistas hacia el mar.

A la vuelta en el camping conozco a Gorges (o algo así), un hombre que vive desde hace meses en una tienda en el camping. Somos vecinos y charlamos toda la tarde. Una historia muy dura en sus espaldas. Alcohólico y sin familia. Ahora con una parálisis en sus brazos no puede trabajar. Intento que pase una tarde amena, y hasta la noche estamos juntos. Cuando oscurece, tiempo para las estrellas. Hoy está el cielo espectacular. Me siento el hombre más afortunado del planeta aunque estos días, a ratos, he tenido algún bajón anímico, fantasmas y Cíclopes que salen de la oscura caverna de mi cabeza.
09/07/2016 Dia 75 (Alexandroupoli - Karmala)

Para las 7 estoy terminando de desayunar en la playa y poniendo rumbo a Turquía- No me lo creo!!
A las 11 estoy en la frontera y tras pagar la visa y pasar un par de controles cruzo a Turquia. Llego a Ipsala, como algo y sigo el viaje. Aquí no hay camino llano. O subes o bajas pero olvídate de llanear. 

 

Cruzo Kesan y llego a Malkara. Comienzo a buscar donde dormir pero mis primeros intentos son fallidos. O no se muestran muy hospitalarios o no es el sitio adecuado. Llego a un pueblito cerca de Malkara donde les pregunto a unos chicos y me llevan a un bar que tiene jardín, al grito de Turist, turist! Es un pueblo de gente mayor, de pueblo, con sus tractores, su bar de reunión y su mezquita. Paso las horas con ellosmientras uno tras otro me invita a un té. Al final la teína va a acabar conmigo así que me cambio al agua. Nadie habla inglés y yo tampoco turco, así que pronto ….cri cri….. Igualmente estoy a gusto viendoles relacionarse, pasar las horas, ver llegar la noche.

Antes de que se vayan todos del bar (mañana es domingo y parece que no tienen prisa) pongo la tienda y me meto a dormir. La mezquita hace la llamada antes del amaneceer, sobre las 5, y para las 6 yo ya estoy arriba. 

10/07/2016 Dia 76 (karmala - Marmaraereglisi)

Día duro por el intenso tráfico. Acaba un puente y mucha gente regresa a Estambul. Sufro el primer pinchazo del viaje. En la rueda trasera. Ya creía que me iba a volver de rositas. Paro junto a una tiendita y cuando estoy en plena faena se me acerca el de la tienda que me invita a tomar algo, luego sus amigos… al final hacemos un grupete muy entretenido. Si llego a saber  lo divertido que iba  a ser, pincho antes. 

De vuelta a la carretera. A media tarde llego a Marmaraeglisi. Encuetro un sitio donde puedo acampar. No es un camping pero me dejan poner la tienda a la noche asi que aprovecho para darme un baño en el Mar de Marmara, comer algo y caer en pensamientos y recuerdos.

11/07/2016 Dia 77 (Marmaraereglisi - Estambul)

Muy pronto estoy de camino. No quiero llegar tarde a Estanbul. El tráfico se empieza a complicar poco a poco y llega un momento que me encuentro metido en pleno caos. Sin duda alguna, lo más peligroso de todo el viaje. Se trata de una ciudad de 15millones de habitantes y que no están muy acostumbrados a las bicis. Aún así no tengo ningún susto serio con nadie y llego al Hub hostel que tengo reservado bastante antes de lo esperado, eso sí, con un dolor en la espalda tremendo. Sin duda alguna por la tensión de las ultimas 4 horas. 

Me ducho, como, descanso y no doy para más.

12, 13, 14/07/2016 Dias 78,79 Y 80 (Descanso en Estambul)

No consigo dormir hasta muy tarde así que pronto estoy en la calle. La comida en Turquia es espectacular y disfruto como un niño pequeño. Me cojo el tren hasta Sultanahmed, donde llego a la Mezquita azul. Me deja sin palabras y me quedo en ella un par de horas simplemente sentado en su patio, viendo a la gente pasar. 

Me dirijo al Gran Bazar, y al bazar de las especies. Imposible no perderse entre sus pasadizos. Llego al mar y vuelvo andando hasta Besiktas. Algo más de una hora que me sitúan en la ciudad. Hago unas compras y planeo qué quiero visitar mañana.


Me encanta la mezcla de gente, culturas, colores y olores de la ciudad. Y aún así, todo el mundo habla de lo mucho que ha bajado el turismo este año. Es un país de mayoría musulmana pero toda la gente joven que me estoy encontrando no son practicantes y hablan de las religiones con poco agrado. Aún así, cuando paseas junto a las mezquitas y te embulles en las 5 llamadas diarias al rezo no puedes evitar sentirte de lleno en un país musulmán.

Los dos siguientes días los dedico a conocer  Hagia Sofia, taksim, Topkapi palace,... Probar toda la comida que puedo,conocer a un montón de turcos con los que comparto habitación y tomarme tiempo también para descansar y disfrutar del alma de Istanbul. Sé que volveré a esta ciudad, es sólo cuetión de tiempo y proyectos.

Y bueno, mañana reemprendo el viaje camino a Ankara. Mañana cruzo a Asia y otra historia comienza. Realmente la idea en esta primera etapa era llegar a Estambul y dejar para el año que viene Asia, pero creí interesante recorrer durante unos días este continente e ir viendo lo que se cocía en él de cara al año que viene. Serán casi 500 km que tienen pinta de bastante duros con unos cuantos puertos de cuidado entre medias y mucho calor. Intentaré madrugar y rodar a horas frescas. Y la recompensa no podría ser mejor, así que motivación no me va a faltar.
La próxima entrada del blog espero hacerla desde Ankara, así que tened buena semana y os escribo e unos días desde Asia.


Hoscakalin (adios)

15/07/2016 Dia 81 (Estambul - Bursa)

Estos días en Estambul han sido espectaculares, pero no he dejado de pensar sobre la mejor ruta para llegar a Ankara. He valorado varias opciones y ninguna me ha convencido pero justamente ayer a la noche, hablando con unos y otros se me ha presentado una solución buenísima. Uno del hostel donde he estado en Estambul tiene un amigo en Bursa donde podría quedarme en su casa. Si voy a Bursa, tengo que coger un barco que me quitaría todo el tráfico para salir de Estambul. No me quitaría casi ningún kilometro pero esta ruta hacia Ankara es aparentemente más interesante y llevadera así que...todo dicho!

Decido coger el barco de las 8 de la mañana pero…. Justo la noche anterior conozco a Igor y Carolina, un asturiano y una polaca que viajan en autostop desde Armenia. Comenzamos a charlar y nos dan las 5 de la mañana. ¡Qué peligro estos asturianos!… Así que al final, tras una noche de juerga tomo el barco de las 12. ¿Y para qué antes, digo yo?

La salida en barco desde Estambul es preciosa y en dos horas (que voy dormido, y sospecho que roncando) estoy en Mudanya, pueblo costero a 35km de Gorukle, donde he quedado con Cemil. A las 6 estoy allí y me encuentro con él. Un chaval majísimo. Vamos a su casa, dejo la bici y salimos a cenar algo. Luego una vuelta por la ciudad y nos vamos a tomar unas cervecitas a una terraza con sus amigos. 

Un par de horas después, comienzan a llegarles a través de las redes sociales noticias sobre el ya conocido intento Golpe de Estado. Noticias confusas, extrañeza, caras raras. Yo no entiendo lo que pasa, creo que son maniobras militares y cuando me dicen que mañana lo tendré complicado para continuar mi viaje les digo que no, que voy a seguir, que a nadie se va a meter con un tio en bici. Media hora mas tarde todo el mundo está frente a las teles que retransmiten lo que sucede en Ankara y Estambul. Me dicen que me piense bien lo de seguir mi viaje. No soy muy consciente de lo que pasa y no es hasta que volvemos a casa, que vemos los últimos acontecimientos y leo las noticias, que me percato del marrón en el que puedo estar metido. Cemil me dice que me puedo quedar en su casa el tiempo que necesite y le digo que al día siguiente tomo una decisión según vayan las cosas. 

16/07/2016 Dia 82 (Descanso en Gorukle)

No puedo dormir del tirón así que durante la noche voy mirando las noticias e  informándome de los últimos avances. A las 10 ya se da por hecho que el intento de golpe de estado ha sido anulado con la ayuda de la población, que ha salido a las calles a enfrentarse a los golpistas. Con dos narices. Pero no deja de extrañarme. La mayoría de la gente con la que he hablado son contrarios a Erdogan, pero ya me han advertido que hay dos turquías, cincuenta por ciento. Una más conservadora, religiosa, tradicional que le apoya y otra más cosmopolita, formada y crítica que le rechaza. Estos últimos se habrán quedado en casa a ver qué pasaba, pero los primeros han achantado a los militares ellos solos.


Igualmente decido quedarme un día en Gorukle para ver como sigue desarrollándose todo. Vamos a visitar Bursa, ciudad cercana con casi 3 millones de habitantes. Es una ciudad preciosa con una mezquita impresionante. Paseamos por su bazar y subimos al castillo desde el que se contempla toda la ciudad. Antes de regresar a Gorukle nos cruzamos con una manifestación de partidarios de Erdogan que cantan y apoyan a su líder. No nos queremos meter mucho en el meollo así que después de subirme al escenario, contarles un par de anécdotas de mi viaje y explicarles mi idea sobre los derechos humanos, nos vamos a casa nuevamente. Vale, tal vez no ha sido exactamente así, pero lo hubiese hecho tannn a gusto...

En casa, toca tarde de películas, música y hasta hago una tortilla de patata. A la noche, preparo todo para proseguir mi viaje al día siguiente. Estoy muy tranquilo, realmente sé que no va a pasarme nada pero igualmente no puedo evitar no dormir muy bien esa noche. 

17/07/2016 Dia 83 (Bursa - Bozuyuk)

Hoy sí que sí, vuelvo a lomos de Polaris. A las 7 estoy ya sobre el Brooks y comienzo el día adelantando kilómetros con una temperatura buenísima. Todo está tranquilo pero hoy, el estar pedaleando, adquiere un sentido especial.

Tres horas después me estoy asando como el cordero pinchado del kebap. Paro a comer algo y se me acercan un par de tios. Un rato después estoy con ellos y 4 más, entre ellos dos policias, que me invitan a helados, galletas, agua,… y pasamos un rato con las palabras que chapurreo en turco.  Se convierte en la tónica del día que todo el mundo me mire extrañado pero me saluden simpáticamente. Cuando unas horas más tarde paro para comer, lo mismo. Se me acercan un grupo de gente con la que compartimos la comida. Parezco una atracción de feria. 

El camino se complica. Más de 40 grados y un puerto que me revienta. Cuando llego a Bozuyuk estoy destrozado. Creo que es el día que más cansado he terminado. Han sido 126 kilometros y han pasado factura. Pregunto en el pueblo por el hostel más barato y después de ir aqui y alli, allá y aquí, regateo en uno por un buen precio. Ceno algo y desfallezco. No doy para más. De fondo, a la noche, como si fuese un sueño, gritos y cánticos que llegan desde la plaza.

18/07/2016 Dia 84 (Bozuyuk - Eskisehir)

Hoy decido hacer una etapa corta. 50 km hasta Eskisehir que me ha dicho mucha gente que es una ciudad moderna, juvenil, muy interesante. 

A las 9 emprendo el viaje y para las 12 estoy en la ciudad. De camino me encuentro a dos abuelos (72 años cada uno) que están arreglando un pinchazo en su bici. Me paro y venimos juntos a Eskisehir. Al llegar me invitan a unos tes, llaman por teléfono a unos amigos para que vengan a conocerme. Disfrutamos de parte de la mañana juntos y finalmente me despido de ellos y busco un lugar donde dejar las cosas. Luego doy un paseo por la ciudad. 

Muy interesante pero me encuentro cansadísimo. Bostezo a cada rato y me siento muy bajo de energía. A la noche conozco a una pareja de suizos que viajan en bici desde Suiza hasta Georgia. Pasamos un par de horas compartiendo anécdotas y nos reímos muchísimo viendo que los miedos, alegrias y experiencias de nuestros viajes son muy parecidas. Una pareja maravillosa. 

19/07/2016 Dia 85 (Eskisehir - Polatli)

A las 7 estoy pedaleando y disfrutando de mis horas preferidas del día. Hoy el camino es llanito así que avanzo a toda pastilla. Para cuando paro a comer ya he recorrido 100kilometros así que decido llegar hasta Polatli.  

Cuando llego a Polatli, 151 km después, estoy un poco cansado, por decir algo. Pregunto en un par de sitios si puedo poner la tienda pero en ambos me dicen que no, por uno u otro motivo. Tal vez no he preguntado a la gente correcta o de la forma correcta. El caso es que son las 8 y no sé aún dónde sobar. Es mi última noche antes de llegar a Ankara y me hago el flojo… Busco de nuevo un hostal económico, lo que me lleva un buen rato dando vueltas y un regateo puro y duro turco (que acaba ganando el tipo del hostel con una jugarreta sucia) y ahí me quedo a pasar la noche. 

Nuevamente me toca pasar la noche escuchando megáfonos con proclamas y vítores hacia el gobierno. La gente ocupa las plazas, miles de banderas rojas ondeando y gente gritando exaltada. Al final se convierte todo en una nana que me hacen dormirme y soñar… 





20/07/2016 Dia 86 (Polatli - Ankara)

Me levanto tranquilamente ya que solo me quedan 75km para llegar a Ankara y no quiero tomarmelo con prisas. Desayuno en el hostel y para las 10 emprendo mi último día de viaje. 

Las emociones se agolpan e intento no pensar demasiado. Solo sentir, respirar, mirar lo que me rodea, fundirme con Polaris en un pedaleo constante. Lo que he venido haciendo estos casi 3 últimos meses. 30 km antes de llegar paro a comer algo y ahora sí que sí siento que llego al final.

La llegada a Ankara es cuesta abajo durante 20 km o así. Un lujazo poder llegar sin tener que sudar la gota gorda. Es una ciudad caótica y con mucho tráfico, pero me parece un juego de niños comparado con Estanbul. 

Para cuando me doy cuenta, estoy en el hostel que había reservado hacía días. Foto para el recuerdo y a darme una ducha, que quiero ir a comer y a dar una vuelta en la que ha sido la ciudad de mis sueños durante hace casi un año, cuando empecé a organizar esta aventura.

Salgo a dar un paseo y tras comer un Iskender, me doy una vuelta.Veo una bandera turca tras una alambrada y saco una foto. Grrrr ERROR. 5 minutos más tarde paran dos furgonetas de las que salen 3 tipos armados. Me paran, me empotran contra la pared, me cachean y me gritan que le enseñe las fotos de mi movil. Se las enseño y me preguntan por qué esa foto, me dicen que es una base militar y que está prohibido hacer fotos, aunque yo no he visto ni un cartel que lo avise. Me llevan a un cuarto, me hacen esperar media hora, me hacen borrar la foto. Como no tengo conmigo el pasaporte, me acompañan al hostel a por él. Le asedian a preguntas sobre mí al dueño, que me mira con cara de "con la pinta de calmado que tenía el chaval...", me piden una vez más todos mis datos y al fin se van, eso sí, despidiéndose muy amablemente.

Me he quedado con un poco mal cuerpo pero aún así salgo a dar una vuelta y tomar algo. Vuelvo al hostel y me voy a dormir. Hoy al menos, no me toca ninguna plaza cerca desde la que me lleguen sus cánticos. Suficiente canción me han dado por hoy...



21 y 22/07/2016 Dias 87 y 88 (Ankara – Aeropuerto Esenboga - Santurtzi)

Me levanto sin prisas y dedico la mañana a ver la ruta para ir hasta el autobús, desayunar tranquilamente y encontrar una caja para poder guardar la bici a la hora de facturarla. Después de dar unas vueltas llego a una tienda de bicis donde me atienden dos tipos fantásticos. Solucionado el tema caja, y además me invitan a un té y a comer. AL fin pruebo las berenjenas rellenas turcas y el yogurt que toman de postre con pepino. Nos despedimos hasta Marzo del año que viene, que si todo va según lo planeado, estaré nuevamente en Ankara comenzando la segunda etapa del viaje. 

Voy al hostel, preparo a Polaris (ahora con tanto cartón encima parecemos cualquier cosa) y vamos a la estación de buses (primer viaje en bici de mi chiquitina). Una hora más tarde llegamos al aeropuerto de Esenboga. Son las 5 de la tarde y lo primero que hago es comenzar a desmontar a Polaris. Finalmente entra en la caja. Eureka.
Conozco a Cumak con el que paso las horas charlando, tomando cay, paseando,... hasta que me preparo para hacer el check in y facturar las maletas. Ha habido suerte y no me cobran nada por la bici. Eureka!

Vuelo de Ankara a Estambul. Escala de 4 horas y desde Estambul hasta Bilbao.

Mientras recojo las alforjas y veo llegar en la cinta de equipajes a Polaris, recuerdo el primer dia del viaje. La despedida en el puerto, mis expectativas e ilusiones,los miedos, los primeros kilometros,... Los meses han pasado rápidamente, parece mentira que ya esté de vuelta, pero han sido tantas las experiencias disfrutadas, los caminos recorridos, las personas con las que compartí un pedazo de vida, que solo me queda cerrar los ojos  sonreir. Y guardarme para siempre todo lo que aprendí al compartir mi viaje con ell@s. Un agradecimiento profundo hacia la vida llena ya mi mirada.



Ahora toca descansar, comer bien, recuperarme y cambiar la rutina. Amoldarme a la vida de una cama con patas que no andan. Y es también hora de hacer balance. Dejaré pasar unos días para asimilar todas las experiencias vividas y hacer una evaluación de esta primera etapa. Os mantendré informad@s de mi adaptación al medio, la supervivencia de mis sueños,  lo recaudado para la escuela de Gorkha, y los preparativos para la segunda etapa del viaje (Ankara- Nepal) que reanudaré en Marzo del 2017. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario